Siete mil hectáreas de viña dañadas, balance de la peor granizada en 5 años

El responsable de seguros de la UAGR y el director territorial de Agroseguro comprueban los daños en una viña de Cordovín. / MIGUEL Herreros

Por los tres pedriscos de julio, Agroseguro ha recibido partes de siniestro relativos a 13.474 hectáreas de cultivo en la región

Pilar Hidalgo
PILAR HIDALGO

El 2018 es otro año de alta siniestralidad en el campo riojano. Si en el 2017 una helada tardía hizo estragos en el viñedo de Rioja Alta, este verano el pedrisco ha dejado un reguero de daños en producciones de viña, cereal y frutales principalmente de Rioja Alta y Media.

En lo que va de verano, La Rioja ha estado a merced de una serie de tormentas que han dejado tres episodios especialmente intensos de lluvias y granizo: los pasados días 1, 7 y 13 de este mes. Para restituir por las pérdidas que han ocasionado, Agroseguro estima en una primera valoración que deberá indemnizar a los agricultores riojanos que hayan suscrito una poliza con una cantidad conjunta de 9,5 millones de euros.

Los profesionales del campo de La Rioja han presentado, a raíz de los daños derivados de los tres citados aguaceros, partes a Agroseguro correspondientes a un total de 20.392 parcelas de 13.474 hectáreas de superficie. De ellas, 7.099 hectáreas corresponden a viñedo (una extensión equiparable a todo el término municipal de Enciso), 5.928 hectáreas a cereal y las 447 restantes a frutales. Por zonas, Rioja Alta volvió a llevarse la peor parte. De las 13.474 hectáreas con siniestro, 8.818 se localizan en la parte más occidental de nuestro territorio, 4.073 en Rioja Media y apenas 624 en Rioja Baja.

«Hacía un lustro que La Rioja no sufría un pedrisco tan importante» Francisco Javier Zarcero | Agroseguro

A la vista de estos datos, el director territorial de Agroseguro en la zona norte, Francisco Javier Zarcero, que ayer volvió a la región para evaluar pérdidas, contextualiza que «La Rioja llevaba un lustro sin sufrir un pedrisco tan importante en términos de superficie», ya que en el 2017 la causante principal del infortunio de los agricultores fue la helada.

Zarcero destaca que, si bien la tromba de agua del pasado día 13 resultó la más virulenta, la comunidad presenta una gran área con daños ya que sobre ella han descargado «tres pedriscos seguidos, en tres fines de semana continuados, algunos de los cuales se han solapado sobre el mismo terreno».

Total siniestros

ZonaParcelasHas.
---Fruta---
Rioja Alta2320
Rioja Media944403
Rioja Baja5724
Total1.024447
---Cereal---
Rioja Alta3.6754.262
Sierra Rioja Alta5147
Rioja Media3.2921.619
Rioja Baja11241
Total7.0185.928
---Viña---
Rioja Alta7.7364.489
Rioja Media3.8032.051
Rioja Baja811559
Total12.3507.099

Zonas muy castigadas

La furia con que el agua y el granizo azotaron la región se evidencia en que en Albelda de Iregua, la 'zona cero' de la tormenta del pasado día 13, hay daños en el 90% de su terreno agrícola. El aguacero también se cebó con Fuenmayor, cuyo alcalde, Alberto Peso, comunicó a través de un bando que el Ayuntamiento ha iniciado los trámites para solicitar la declaración de zona catastrófica del municipio, con el fin de poder optar a ayudas para reparar los caminos, acequias y daños por inundaciones que dejó el paso de la tormenta, informa Juan Carlos Pulgar.

El Consistorio de Fuenmayor se suma así a otros que en los últimos días han emprendido la misma vía para que sus términos puedan obtener la consideración de 'zona catastrófica'. Esta lista la completan Albelda de Iregua, Entrena y Navarrete.

No obstante, las pérdidas por estos tres pedriscos no tienen el alcance de la helada del pasado año. Las gélidas temperaturas del 29 de abril del 2017 arrasaron 14.837 fincas de viñedo con 8.035 hectáreas de superficie. Cerca de mil hectáreas de viña más que en estos tres pedriscos. Sin embargo, la devastación que provocó fue mucho mayor. Agroseguro debió de indemnizar a los viticultores riojanos con 17,59 millones, el doble de los daños que ha originado el pedrisco.

«La helada del 2017 causó un daño medio del 70%, frente al 35-40% que han dejado los tres últimos pedriscos», explica Zarcero. Ante situaciones complicadas como éstas, el director territorial de Agroseguro en la zona norte remarca que la contratación de pólizas agrarias constituye la única herramienta que puede proporcionar «tranquilidad» al agricultor al asegurarle una renta.

A este respecto, Zarcero destaca que por efecto de la dañina helada del 2017 la contratación de seguros se ha incrementado para esta campaña en La Rioja. Particularmente en el viñedo, un sector históricamente reacio a suscribir pólizas, en el que este año se han firmado casi un 30% más que en la campaña anterior (de 1.773 pólizas en el ejercicio precedente a las 2.297 de éste).

Los cerealistas riojanos han contratado para el 2018 un 21% más de pólizas que en el 2017 (1.023 por las 845 del año pasado), mientras que la producción asegurada ha crecido más de un 33% (156.446 toneladas en lugar de las 117.299 del 2017).

Tradicionalmente, el sector frutícola es el que se ha acogido a los seguros en mayor porcentaje en La Rioja. Así, la contratación se mantiene constante y ronda el 80% de la superficie destinada al cultivo de frutales en la región. El cereal se mueve en porcentajes muy similares y la viña aumenta este año al 40%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos