Aldeanueva abre la primera bodega con la previsión de acabar a mediados de octubre

Racimos de tempranillo blanco, a punto de ser vendimiados por la máquina. :: justo  rodríguez/
Racimos de tempranillo blanco, a punto de ser vendimiados por la máquina. :: justo rodríguez

La cooperativa espera una cosecha «normal» en cantidad en la zona, por encima del 110% de rendimiento

A. G. LOGROÑO.

Puertas abiertas, probablemente, hasta mediados de octubre. Fincas de Azabache, la bodega de blancos y de vinos premium de Viñedos de Aldeanueva, abrió ayer la vendimia de Rioja 2018 con la recogida de los primeros racimos de tempranillo blanco: «Unos 150.000 kilos de las parcelas más tempranas; la idea es seguir muy poco a poco estos días con esta variedad y, quizás a mediados de la semana que viene, comenzar con algo de verdejo», explica Abel Torres, gerente de la cooperativa de la localidad.

Torres estima que «tenemos por delante más de mes y medio de vendimia, pero es lo habitual en la zona, porque el año pasado fue excepcionalmente temprano». Así, considera que no será hasta San Mateo cuando la bodega se encuentra a plena actividad y que, para octubre, comenzarán a entrar las garnachas y los gracianos de las zonas más altas, con un ciclo madurativo más extenso: «De momento, va todo bien; las variedades, incluida la garnacha que suele dar más problema, han ligado bien, así que somos optimistas».

En todo caso, el gerente de Fincas de Azabache prefiere ser cauto y esperar para hacer pronunciamientos más rotundos sobre la calidad: «Por ahora, el blanco va muy bien, tenemos grado suficiente, la acidez necesaria para el tipo de vinos fresco que perseguimos y el ciclo se encuentra ya muy avanzado, así que estamos contentos». «En cuanto al tinto -continúa-, nos queda por delante el mes de septiembre que es el más importante, pero las perspectivas, insisto, son bastantes buenas».

Abel Torres recuerda que su comarca no se vio afectada por la helada del año pasado pero sí por la sequía: «Ha habido más humedad de lo normal, lo que ha ayudado a las viñas, y un muy buen trabajo de los viticultores para actuar, sobre todo contra el oídio, pero en nuestro caso no ha sido tan intenso como en otras zonas de Rioja donde han tenido más problemas con las tormentas».

Cosecha amplia

Respecto a cantidades, Abel Torres mantiene también la prudencia: «La cosecha puede variar un cinco o hasta un diez por ciento en cantidad en función de septiembre, de si llueve o si continúa el tiempo seco, pero lo que puedo decir de momento es que tenemos una buena cosecha». El año pasado la cooperativa recogió algo por encima del 110% de rendimiento autorizado (se amparó hasta el 115%) y el gerente de Viñedos de Aldeanueva cree que este años será algo superior: «Esperamos algo más del 110%, lo que sería una vendimia habitual en nuestra zona, pero creo que tampoco podemos hablar de un 'gran cosechón', sino en línea con los rendimientos aprobados por el Consejo Regulador».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos