Una alegre despedida

Los comensales disfrutaron de una gran noche. :: MIGUEL HERREROS
/
Los comensales disfrutaron de una gran noche. :: MIGUEL HERREROS

La cena final de la liga maridó gastronomía con buen ambiente

I. G.

Las despedidas suelen tener un fuerte componente de tristeza, pero en la de la séptima edición de la Liga Golf y Vino ocurrió todo lo contrario. La alegría y el buen humor fueron los grandes protagonistas, así como una atractiva gastronomía maridada con los caldos de las bodegas colaboradoras de la iniciativa.

Durante la cena se dejaron atrás los nervios de la jornada en el campo para abrir paso al disfrute. Tanto los que habían tenido un buen día como los que no realizaron su mejor recorrido brindaron por una liga que siguió acaparando elogios. «Se trata de una propuesta muy apetecible, con una gran final y en la que es necesario ser muy regular para acabar ganando», señalaba Eduardo Viguera, quien alabó también las condiciones de El Campo de Logroño. «Es una instalación espectacular», añadió. Sus percepciones son muy similares a las de otros competidores como Andrea Toledo. «Este es el segundo año que juego la liga y la verdad es que me he vuelto a enganchar al golf y me he picado conmigo misma para intentar mejorar», expuso. «Aparte, el ambiente es muy bueno, juegas con mucha gente diferente y te permite hacer muy buenas amistadas, así como disfrutar con las catas posteriores a los torneos», añadió.

Esos lazos de unión de los que habla Toledo se dejaron notar durante una cena compuesta por tabla de ibéricos, ensalada de ventresca y pimientos asados con alioli suave y risotto de hongos y shiitake con crujiente de parmesano como entrantes; cochinillo confitado en tres cocciones como plato principal; y milhojas con chocolate caliente como postre. De igual manera no faltaron, como es tradicional en este tipo de eventos, los brindis así como los siempre esperados sorteos.

Y es que, además de los mejores de la liga y aquellos que se merecieron recibir los premios especiales de la final, otros muchos jugadores se marcharon a sus hogares con la sonrisa en su rostro gracias a los sorteos. No en vano, los regalos merecían (y mucho) la pena, puesto que iban desde relojes GPS Garmin S2 hasta putters TFI 2135 pasando por paraguas, bolsas cart bag, bolas o neceseres, entre otros muchos. De igual manera, La Navarra ofreció un premio especial titulado 'Su peso en pacharán'. De todo un poco.

Fue el de los sorteos uno de los instantes más desenfados de una noche divertida desde el principio. En las mesas se habló un poco de todo, como en cualquier cena entre amigos o en familia y, cómo no, el golf jugó un papel principal en los corrillos. Unos se quejaban de lo mal que les había ido el día, otros se lamentaban de haberse quedado muy cerca de las primeras posiciones de la general y los últimos, los más felices, se congratulaban por haber podido situar su nombre en el cuadro de honor de la Liga Golf y Vino organizada por lomejordelvinoderioja. com.

Todos ellos, eso sí, cerraron la velada con la música de un pinchadiscos, demostrando así de nuevo que la despedida de ayer no iba a ser ni mucho menos triste. Quizás eso fue así porque no se trataba de un adiós definitivo sino de un simple 'hasta luego', puesto que todo hace indicar que la liga regresará el año que viene y lo hará con mucha fuerza. Hasta entonces, los ganadores tienen tiempo para seguir saboreando el dulce sabor de la victoria y aquellos que no han conseguido acabar en las plazas cabeceras cuentan con espacio suficiente para seguir practicando e intentar alcanzar así el éxito el año que viene.

Fotos

Vídeos