De aniversarios en David Moreno

La familia Moreno, junto al presidente, consejeros e invitados. :: F. D./
La familia Moreno, junto al presidente, consejeros e invitados. :: F. D.

La empresa de Badarán celebró ayer sus 37 años de historia y 30 como bodega

F. DOMÍNGUEZ

«Vamos a celebrar hoy el 30 aniversario del inicio de la construcción de esta bodega, que la comencé en junio del 1988, pero yo ya hacía vino siete años antes, desde 1981, que fue la primera cosecha que hice». Así comenzaba ayer su intervención, tras dar las gracias por su asistencia a los invitados, el patriarca de la firma Bodegas David Moreno de Badarán, el propio David Moreno, en una jornada de celebración de los 37 años de historia de la firma y 30 de la bodega, a la que asistieron el presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, los consejeros Leonor González e Íñigo Nagore; el alcalde de Badarán, Francisco Javier Ibáñez, y otras personalidades.

Con su campechanía habitual, recordó que en aquellos tiempos, él dejó la fábrica de automóviles Seat en Barcelona, «y me gasté mis primeras perras en comprar uva. De ahí empezamos a embotellar a mano, a vender en garrafones y al principio las bodeguitas que usaba eran de gente del pueblo, de familiares y de agricultores que se habían ido a la cooperativa y me dejaron sus pequeñas bodegas. Tuve hasta nueve y al principio los del Consejo Regulador se volvían locos conmigo, porque embotellábamos por todos los lados, pero bueno», recordó.

Más adelante continuó con su relato de la historia de la empresa, señalando cómo la bodega se fue levantando «paso a paso», hasta lo que es hoy en día, «una de las bodegas más visitadas de La Rioja», con galardones como el de Mejor Bodega Abierta al Turismo 2016, de la Asociación Española de Ciudades del Vino, o la distinción con el premio Best of Wine Turism 'Experiencias innovadoras de turismo enológico'.

A continuación, tras resaltar que «hemos conseguido entre todos que la palabra Rioja sea una marca y nos conozcan por todas partes», presentó a sus hijas Gemma y Paula, «que son las que llevan el peso de la bodega», interviniendo la primera para subrayar que «tanto para mí como para mi hermana, es un orgullo poderos recibir en nuestra casa, como es motivo de orgullo y satisfacción el poder continuar la labor que nuestros padres comenzaron», destacando que para ello «tenemos la suerte de contar con un gran equipo».

Para concluir el acto, que precedió a la visita al chozo restaurado junto uno de los viñedos de la firma, tomó la palabra el presidente riojano, quien calificó como «ejemplar» la trayectoria de David Moreno, elogiando su «gran espíritu emprendedor», que «a base de esfuerzo y mucho trabajo ha conseguido crearse un nombre propio en el mundo del vino y ser conocido y valorado con innumerables premios».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos