Bodegas Familiares: «El nuevo etiquetado devuelve el protagonismo al viñedo»

Presentación de Juan Carlos Sancha/Bodegas Familiares
Presentación de Juan Carlos Sancha / Bodegas Familiares

Bodegas Familiares ha presentado ante 50 pequeñas y medianas bodegas las nuevas categorías de Viñedos Singulares, vinos de municipio y vinos de zona

EFE

El vicepresidente de la asociación Bodegas Familiares de La Rioja, Juan Carlos Sancha, ha dicho hoy que el nuevo etiquetado de vinos de Rioja "devuelve el protagonismo a los viñedos antiguos y a las uvas de calidad", y además, abre nuevas oportunidades para todos, tanto bodegas grandes como pequeñas.

Sancha ha hecho estas declaraciones a los periodistas antes de antes de intervenir en una jornada informativa sobre las nuevas categorías de Rioja: viñedos singulares, de zona y de municipio, a la que han asistido medio centenar de pequeñas y medianas bodegas.

Este vocal del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada (DOCa) Rioja ha resaltado que este cambio supondrá la introducción de "un nuevo modelo de calidad".

Los vinos de Rioja podrán indicar ya con la añada 2017 su procedencia de zona o municipio, mientras que en el caso del viñedo singular los vinos podrán salir al mercado después de tres cosechas de demostrada trazabilidad, incluyendo la vendimia 2017 como la primera de ellas.

Ha subrayado que en 92 años de historia de esta Denominación no se habían producido hechos "tan relevantes" como la aprobación de las nuevas categorías de vino de Rioja, acordadas por el Pleno del Consejo Regulador el pasado 11 de agosto.

Así, ha recordado la concesión de la Calificada en 1991, que supuso "un cambio importante" por la imposibilidad de embotellar los vinos fuera de la región vitivinícola, y también ha citado la incorporación de nuevas variedades minoritarias en 2007 y 2009.

Para Sancha, "hacer un vino es como rodar una película, hay un actor principal y otro secundario, pero en Rioja, no muy afortunadamente, se ha conseguido que la madera, que es el actor secundario, se haya convertido en el principal debido a su modelo de calidad".

Según ha opinado, "un vino en Rioja tiene más o menos calidad en función del tiempo de permanencia en barrica y botella".

Sin embargo, el modelo que se genera con las nuevas categorías de viñedo singular "devuelve por primera vez el protagonismo de la calidad al viñedo, que es de donde nunca debería haber salido", ha subrayado.

También ha dicho que ninguna otra zona vinícola del mundo ha basado la calidad únicamente en la crianza en madera, frente al modelo del "terroir", de origen francés, que se ha copiado en muchas denominaciones, pero no en Rioja hasta ahora.

"Rioja ha sabido siempre reinventarse y este es buen ejemplo", ha recalcado.

Ante este nuevo escenario, ha demandado al Consejo Regulador medios económicos para desarrollar una "potente" campaña de promoción que de a conocer estas nuevas figuras entre los consumidores, quienes ya distinguen entre vinos jóvenes, con crianza, reserva y gran reserva.

A su juicio, ambos modelos "no son excluyentes", de modo que el que quiera podrá seguir con el modelo tradicional de la madera y "reforzarlo" con el viñedo singular.

En el caso de los vinos de viñedos singulares, el viñedo deberá tener al menos 35 años de edad y el rendimiento máximo admitido será de 5.000 kilos por hectárea para uvas tintas y de 6.922 para blancas.

Además, se exige propiedad de los viñedos o contratos de arrendamiento estable durante al menos diez años.

Para los vinos de municipio, al menos el 85 % de las uvas deberán proceder de la localidad a que se haga referencia o de municipios limítrofes y la bodega también debe estar ubicada en ese municipio.

Respecto a los vinos de zona, al menos el 85% de las uvas deberán proceder de la comarca a que se haga referencia (Rioja Alta, Rioja Oriental -antes Baja- y Rioja Alavesa) y el resto de municipios limítrofes.

Como en el caso de los vinos de municipio, tampoco se establecen limitaciones de rendimientos y se exige que la bodega esté ubicada en la zona.

Bodegas Familiares de Rioja se formó en 1991 por una veintena de viticultores y pequeñas bodegas de Rioja para defender los intereses del modelo de negocio familiar.

Esta organización fue clave en aquellos años para ocupar un espacio ante los grandes e históricos operadores del sector que la llevó al Consejo Regulador y al resto de instituciones.

En la actualidad, cuenta con más de cuarenta asociados y son la única agrupación de bodegas familiares con un interés que abarca todo el ámbito geográfico de la DOCa Rioja, que cuenta con viñedos en La Rioja, País Vasco y Navarra.

Fotos

Vídeos