Plazas agotadas para la cata con Olmaza y Cupani

José Gil (Bodegas Olmaza) y Miguel Eguíluz (Cupani), con algunos de los vinos de la cata./Sonia Tercero
José Gil (Bodegas Olmaza) y Miguel Eguíluz (Cupani), con algunos de los vinos de la cata. / Sonia Tercero

Bodegas Olmaza y Bodegas Cupani, el próximo miércoles 27 en el club de catas de lomejordelvinoderioja (plazas agotadas)

Alberto Gil
ALBERTO GILLogroño

Nuevos Riojas elaborados por jóvenes talentos con viejos viñedos y con una marcada identidad de finca, de municipio y de comarca. Es la propuesta que los viticultores Miguel Eguíluz (Cupani) y José Gil (Bodegas Olmaza), ambos de San Vicente de la Sonsierra, presentarán el próximo miércoles, 27 de junio, para los aficionados del club de catas de lomejordelvinoderioja.com (plazas agotadas).

Poco a poco, algo se está moviendo en Rioja con nuevos jóvenes que, con formación y viñedos en propiedad, tratan de hacerse un hueco en el mercado con producciones cuidadas y seleccionadas: «Es necesaria una buena base, pero lo cierto es que se aprende más en quince días en la viña que en todos los años de formación académica», explica entre risas Miguel Eguíluz (Cupani).

LA CATA

- La cita
Miércoles 27 de junio en el Hotel Gran Vía de Logroño (20.30 horas) (Plazas agotadas)
- Bodegas Cupani
Cupani 2015; Cupani Garnacha 2015; y Baskunes 2014.
- Bodegas Olmaza/José Gil. Olmaza Maceración Carbónica 2017; Osluna 2014
José Gil Vino de Pueblo de San Vicente 2016; José Gil, la Cóncova 2016.

Miguel, junto a su hermano y su padre, elaboran con marca propia a partir del año 2001 con la denominación 'Cupani' como identidad: «Hace referencia al nombre histórico del tempranillo en La Rioja», apunta Miguel. «Lo que teníamos claro es que con la 'guerra' de precios debíamos seleccionar lo mejor de nuestros viñedos e intentar vender en otro segmento porque no es posible competir con las grandes bodegas».

En este sentido, Miguel Eguíluz presentará tres de sus vinos a los aficionados. Cupani 2015, un tempranillo 100% de la espectacular finca de San Andrés, a los pies de unos de los yacimientos arqueológicos más importantes de la Sonsierra: «Es un suelo arcillo calcáreo, de donde seleccionamos las mejores uvas para elaborar unas 2.800 botellas».

Cupani Garnacha 2015 procede de otra parcela, de otra zona de San Vicente, donde la familia Eguiluz conserva 800 cepas centenarias: «Son poco más de 500 botellas de un viñedo con el que sufrimos mucho por la helada del año pasado, ya que nos ha costado recuperar mucho la madera». De la misma finca viene Baskunes 2014, el último lanzamiento y en este caso tempranillo de viñas de entre 50 y 75 años con una larga crianza de 24 meses: «Es curioso porque el suelo, el mismo que el Cupani Garnacha, marca muchísimo hasta el punto de que ambos vinos comparten muchos puntos en común pese a la gran diferencia entre variedades».

Olmaza

Los hermanos Gil Varela son conocidos en la Sonsierra por su buen hacer en el viñedo. Jornaleros para varias bodegas de la zona hasta que en 1989 decidieron elaborar en un lagar histórico de San Vicente, que luego en el 2002 les llevó a las actuales instalaciones de Olmaza en la carretera, cultivan unas 40 hectáreas en la Sonsierra (Briones, San Vicente y Labastida) de viejos viñedos: «Hemos hecho alguna plantación nueva, pero siempre en vaso, ya que, al menos aquí, marca la diferencia», explica el joven José Gil, hijo de José Ángel Gil Varela, quien, tras acabar el grado enología en La Laboral, se incorporó a la bodega en el año 2011.

José Gil presentará el Olmaza Maceración Carbónica 2017, un vino con identidad de San Vicente que en esta última añada minimiza el porcentaje habitual de garnacha vieja -casi el 50% con tempranillo y un poco de viura- hasta un 15% por la helada: «Me gusta mucho mezclar garnacha pero en esta ocasión tuvimos que tirar más de tempranillo». Osluna 2014 es la referencia 'top' de Olmaza, elaborado con un 50% de maceración carbónica y criado durante 14 meses en roble francés: «Utilizamos la parte más concentrada de la maceración carbónica, el trasnocho o el 'vino cognac' que decía mi abuelo, para este vino singular y muy típico de la zona».

El viticultor presentará también dos vinos de su nuevo proyecto personal, José Gil Vigneron, con una idea totalmente borgoñona, tanto en la selección de viñedos como en la elaboración. En primer lugar, José Gil presentará un vino de pueblo de San Vicente, de tres parcelas de la zona alta, y, a continuación, La Cóncova 2016 (290 botellas), de corrillos de una finca del mismo nombre de la familia en Rivas de Tereso, donde conviven cepas de 65 y hasta 130 años: «Elaboramos los vinos en microdepósitos y luego los subimos, como antes se hacía en pellejos, a una cueva del Castillo donde se crían en roble francés nuevo y de un año».

Vinos y un estilo de concepción Borgoña para dos jóvenes talentos, que darán que hablar, y para quienes los viejos viñedos familiares lo son todo en una cata que sorprenderá seguro a los aficionados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos