lomejordelvinoderioja

La tipicidad 'atípica'

vídeo

/ Justo Rodriguez

  • club de catas

  • Bodegas Lacus, cierra el primer semestre de la temporada del club de catas de lomejordelvinoderioja.com con una reivindicación de terruños y variedades de La Rioja Baja

Sin hacer ruido, con la serenidad y el convencimiento de quien sabe que hace las cosas bien, Luis Arnedo, Bodegas Lacus (Aldeanueva de Ebro), sorprendió el pasado martes por la noche a los asistentes a una nueva cita del club de catas de lomejordelvinoderioja.com con la presentación de una gama de vinos que rompe tópicos, y equivocados, incluso interesados, conceptos de tipicidad.

La gama Inédito de Bodegas Lacus son vinos hechos en la viña, pero también muy trabajados en bodega, de un viticultor que podría acercar su producción a las 100.000 botellas de uvas propias pero que ha preferido anclarse en las 30.000 con rendimientos muy por debajo de los máximos autorizados, con viticultura orgánica, variedades autóctonas y sometido, como no puede ser de otra forma cuando tu argumento es el terruño, a los 'vaivenes' y caprichos de las añadas.

Luis Arnedo mostró el “orgullo” de cultivar viñedos y elaborar vinos de La Rioja Baja, de Aldeanueva de Ebro, vinos de pueblo, de finca y parcela, de viñas plantadas por sus antepasados y por él mismo en parajes con nombres históricos como 'El bobo' o 'El gordo': “Personalmente, se me ha complicado bastante la indicación de los parajes en las etiquetas con los nombres de mis viñedos ahora que el Consejo Regulador...”, bromeó Luis Arnedo, pero “soy totalmente partidario de la diferenciación”.

La cata

El viticultor presentó la cata estructurada en dos tandas: la primera de tres blancos y la segunda de otros tantos tintos. Luis Arnedo tuvo claro que la oportunidad abierta con la autorización de nuevas variedades blancas debía centrarse en las uvas autóctonas y no tanto en la viura, sino en la garnacha blanca especialmente y en el turruntés y la maturana blanca: “Aún es pronto para sacar grandes conclusiones, pero lo de estas dos últimas variedades me ha sorprendido muy gratamente porque apenas había experiencia ni documentación, pero creo que tienen un gran recorrido”, explicó.

las imágenes
  • Cata con Bodegas Lacus

Inédito Turrax 2014 es precisamente una mezcla al 50% de turruntés y maturana de una pequeña finca (0,6 hectáreas) virgen de viña que Luis Arnedo hincó siguiendo un presentimiento: “La verdad es que catamos varios días los vinos de la primera elaboración del 2013 porque en ningún momento pensábamos que siendo una viña tan joven podría ir tan rápido al mercado, pero...”. La 2014 es la segunda elaboración del Turrax, con una marcada acidez y notas florales y frutales, sorprendente en un blanco de La Rioja Baja cultivado además en el entorno de los 400 metros, es decir, sin las cotas de altitud que se presuponen adecuadas para blancos en una de las comarcas más cálidas de Rioja.

Inédito Garnacha Blanca es un varietal sorprendente. Procede de una finca de más de 50 años que combina ocho variedades tintas y blancas desordenadas, de la que el viticultor selecciona la garnacha blanca para una elaboración trabajada en bodega con barricas de diferentes capacidades y un huevo de polímero, donde el vino se microxigena pero 'alivia' el aporte de madera. Luis Arnedo presentó las añadas 2013, más fría, y 2014, más cálida, de este vino, de nuevo con una acidez y frescura que sujeta a la perfección el conjunto y con peculiares notas cítricas y de manzana verde ácida: “Me encanta la garnacha blanca, con una extraordinaria versatilidad y comportamientos además en funciones de suelos, climas y altitudes”. “En todo este lío de elección de las nuevas variedades de hace unos años -añadió- creo que ha habido gente que al final ha acabado apostando por la garnacha blanca y de verdad pienso que es una gran opción para Rioja”.

Los tintos

Inédito 3/3 2014 es un tinto cuyo nombre hace referencia a la composición varietal: tempranillo, graciano y garnacha, aunque no en combinaciones equivalentes, sino que domina el tempranillo en un 65% aproximadamente. Es un vino de crianza, ocho meses en bodega, pero 'sin crianza' convencional (no toca la madera), sino que Luis Arnedo lo estabiliza con sus lías gruesas y finas en depósitos de acero inoxidable: “Es fruta, vino en su mejor acepción, reflejo muy claro de la añada”, explica. Es un vino atípico que en cata ciega muy pocos identificarían con Rioja: rico, agradable, pero potente y frutal.

Inédito Selección es el tinto 'top' de Bodegas Lacus. Una combinación de garnacha y graciano, las dos uvas que mejor entiende el viticultor: “Soy de graciano, sin reservas, es una uva que me encanta y que deberíamos reivindicar más en La Rioja Baja porque alcanzamos sin problemas la maduración que precisa”. Luis Arnedo presentó las añadas 2010 y 2011, dos vinos diferentes, pero elaborados de forma similar, en inoxidable y hormigón y luego criado 17 meses en madera de diferentes volúmenes: “El 2010 tiene más graciano (cerca del 80%), mientras que la 2011 baja al 60%”. En la cata, el viticultor muestra su preferencia por el primero, más rotundo, incluso 'afilado', aunque la 2011 muestra la combinación perfecta que ofrecen estas dos variedades: la complejidad y frescura del graciano con el dulzor y el paso final por boca de la garnacha.

“Tengo suelo, clima y uvas..., lo que hago en la viña es respetar la biodiversidad, la flora, la fauna... incluso las piedras del viñedo, mientras que en la bodega es mi espacio libre, donde no tengo fronteras y experimento con volúmenes, materiales..., donde investigo, meto la pata y alguna vez acierto”, concluyó el viticultor