lomejordelvinoderioja

Mil caras y mil terruños

Participantes en una de las jornadas organizadas por el Club de Catas durante la temporada 2016. :: díaz uriel
Participantes en una de las jornadas organizadas por el Club de Catas durante la temporada 2016. :: díaz uriel
  • lomejordelvinoderioja.com selecciona nueve vinos de las nueve bodegas protagonistas de la temporada 2016 para conocer, y beber, la extraordinaria diversidad de Rioja

  • Los aficionados pudieron viajar de norte a sur y de oeste a este por diferentes y singulares proyectos de Rioja

Nueve bodegas han vuelto a pasar por la sala de catas del Hotel Gran Vía para explicar sus proyectos en esta nueva temporada recién concluida del club de catas de lomejordelvinoderioja.com. Son ya diez años cumpliendo los objetivos iniciales: acercar la cultura del vino, poner cara a los bodegueros que se lo curran día a día -es curioso que cuando empezamos ninguno de los grandes nombres había hecho una cata abierta el público en Rioja- y, sobre todo, mostrar la diversidad de la denominación de origen, para quien escribe, el gran diamante en bruto todavía por pulir y por explotar de Rioja. Ésta es una recomendación de nueve vinos que son una selección de las propuestas de las bodegas que en este 2016 han pasado por nuestro club de catas:

1 Exopto 2012 (32 euros):

Comenzamos el año haciendo ‘ruido’ con Tom Puyaubert (Bodegas Exopto), en pleno momento de efervescencia de los ‘Rioja and Roll’. Tom presentó la añada 2012 de Exopto, un vino del ‘copón y con dos cojones’ –así podrá leerlo en la sopa de letras de la etiqueta, en referencia al reto que supuso su apuesta por el graciano en el año 2005–. Esta uva (60%), de viñas viejas de Ábalos, es la protagonista de este vino singular y muy trabajado por el autor.

2 Ojuel Supurao (15 euros):

Presentar la ilusión de Miguel Martínez (Ojuel Wines) ha sido para el que escribe una de las satisfacciones del año. Viticultura ecológica, compromiso personal con el medio ambiente y con la tradición de la comarca (Sojuela), sin apenas medios para elaborar, distinguen a este chaval. Si hay un vino que recomendar de Miguel es el Ojuel Supurao, una tradición histórica perdida y rescatada por empeño personal. Ahora bien, el viticultor elabora también otros vinos, como el Tinto Fuente de León 2014, que procede de plantaciones jóvenes de maturana tinta y viejas parcelas de mazuelo. Como curiosidad, se despalilló grano a grano por un sencillo motivo: se le fastidió en la vendimia la despalilladora y tuvo que llamar a la cuadrilla de amigos para hacerlo a mano.

3 Inspiración Edición Limitada 2011 (26 euros):

Encajando clasicismo y modernidad, Valdemar presentó vinos de ensamblaje con una colección de parcelarios (Inspiración), que dará lugar a varios vinos singulares en un futuro cercano. Por no repetir graciano (muy bueno el Seis Alhajas), nos quedamos con Inspiración Edición Limitada 2011 (con variedades tempranillo, maturana y graciano).

4 La Condenada 2014 (35 euros):

Vinos de pueblo, Baños de Ebro y Ábalos, y vinos de parcela con uno de los grandes proyectos de Rioja de la actualidad:Bodegas y Viñedos Artuke, la Sonsierra en su máxima expresión. Arturo De Miguel presentó una colección de grandes vinos, desde el ‘básico’ maceración carbónica a La Condenada 2014, un vinazo de una parcela de viejos viñedos de Baños que estaba ‘condenada’ al arranque por su bajo rendimiento.

5 El Relevo 2011 (11 euros):

Cambio de Sierra, de la de Cantabria a La Demanda, en busca de la tipicidad de Cordovín. Los hermanos y primos Benés presentaron Bodegas y Viñedos Valcuerna, con un clarete típico sensacional de la comarca (el ‘Valcuernazo’) y un tinto, Relevo 2011, con tempranillo de un suelo atípico de la zona y la frescura de una de las zonas más frías de Rioja.

6 Inédito S 2011 (13 euros):

El primer semestre concluyó con la primera incursión en La Rioja Baja, con Luis Arnedo (Bodegas Lacus). Un viticultor concienzudo, un ‘currante’ en la viña, con diversos materiales en la bodegas y un soplo de aire fresco en Rioja. El Inédito S, graciano (60%) y garnacha (40%), es pura tipicidad histórica de la comarca. Y, como destacamos pocos blancos, una recomendación también para su espectacular Inédito Garnacha Blanca (17 euros).

7 Don Quintín Ortega Tinto Especial 2010 (15,2 euros):

El segundo semestre se reanudó con otra de las grandes e históricas localidades de Rioja Baja como protagonista: Tudelilla. David Bastida defendió la identidad de la comarca con los vinos de Bodegas Ortega Ezquerro, con las viejas garnachas, combinadas con tempranillos más jóvenes como protagonistas. Una gran sorpresa, con un gran maceración carbónica y un estupendo Don Quintín Ortega (tempranillo y garnacha), potente y elegante.

8 La Taconera 2014 (18,5 euros):

De extremo a extremo, en este caso norte, con los vinos de pueblo y parcela de Javier Sampedro Ortega de Laguardia (Rioja Alavesa). Sampedro es un joven viticultor ‘puro nervio’ como la mayoría de sus vinos. La Taconera procede de un viñedo casi centenario de apenas media hectárea muy trabajado en campo y bodega. Un vinazo, con la frescura y viveza que caracteriza todo lo que hace este viticultor.

9 Urbina Gran Reserva 1994 (21 euros):

Bodegas Urbina cerró la temporada, con un proyecto extremo a la sombra de los Obarenes, en Cuzcurrita. Vinos con tipicidad y la personalidad de una bodega clásica que sigue sacando los vinos al mercado tras muchos años en bodega. Pedro Benito presentó la gama actual y tradicional, con dos grandes clásicos: el Urbina Reserva Especial 2001 y el Urbina Gran Reserva 1994, atípicos hoy en día por cuanto son las añadas actuales en venta. Vinazos que, para después del café y la tertulia navideña, son sensacionales. Para viajar en el tiempo.