lomejordelvinoderioja

Garnachas... y familia con historia

Inmaculada y Amador Escudero, en la sala de los depósitos de hormigón donde estabilizan los vinos de Bodegas Ilurce. :: JUSTO RODRÍGUEZ
Inmaculada y Amador Escudero, en la sala de los depósitos de hormigón donde estabilizan los vinos de Bodegas Ilurce. :: JUSTO RODRÍGUEZ
  • Bodegas y Viñedos Ilurce, el miércoles 31 en el club de catas de lomejordelvinoderioja, con plazas agotadas

  • La familia Escudero presentará sus nuevas 'Garnachas con historia', la identidad de Yerga en vinos forjados a lo largo de cuatro generaciones

La historia del vino de Rioja la escriben viticultores, familias que, de generación en generación, doblan sus espaldas a pie de viña y que, en un determinado momento, deciden lanzarse a la comercialización de sus propios vinos. Es la historia de Bodegas y Viñedos Ilurce, una familia originaria de Grávalos que fundo su primera bodega en Alfaro en 1940. Fue Amador, el abuelo de la actual generación -Inmaculada, Amador y Ana- el que se lanzó a la comercialización y desde el año 2010, los tres hermanos han trasladado a las afueras las nuevas instalaciones: «Cuando nos lanzamos a la exportación empezábamos a necesitar más espacio», recuerda Inmaculada Escudero.

Los hermanos Escudero presentan el próximo 31 de mayo (a las 20.30 horas en el Hotel Gran Vía) el proyecto de esta cuarta generación de viticultores, con profundas raíces en los viñedos históricos de la Sierra de Yerga, que apuestan por las variedades tradicionales de la comarca y que mantienen la identidad de una gama de vinos 'potentes' y con raíces que sorprenderán a los aficionados del club de lomejodelvinoderioja.com. La familia Escudero cultiva 60 hectáreas en propiedad en el entorno de Yerga, desde los 300 a los 600 metros de altitud, y se abastece también de uvas de fieles proveedores que comparten la filosofía de esta familia que no recayó en la tentación de las sustituciones de garnachas por tempranillo y que apostó por el graciano hasta el punto de ser una de las bodegas con más viñedo de esta variedad de Rioja (15 hectáreas).

LA CATA

Puede que sea la cercanía a Navarra, pero la familia Escudero mantiene intactos sus principios de elaboración y así podrá comprobarse con el primero de la cata: el Ilurce Rosado 2016. «Llámanos 'cabezotas' -apunta Inmaculada Escudero-, pero ahora que todo el mundo elabora rosados pálidos nosotros seguimos con lo nuestro». El Rosado de Ilurce es una espectacular garnacha de sangrado que allí donde se presenta a concurso suele alcanzar el lugar más alto del podio: «Lo vendemos también en EEUU y nuestro importador nos dijo que si bajábamos el color podríamos vender mucho más, pero es nuestro rosado; así lo hacía mi padre y así seguimos nosotros».

A continuación la familia presentará el Ilurce Joven 2016, un varietal de tempranillos de altura (de las zonas de sierra) que responde al perfil del tinto de cosechero (despalillado) de los que cuando abres la botella es difícil volver a poner el corcho. Ilurce Crianza 2012 combina un 80% de garnacha con un 20% de graciano: «Seleccionamos todas las uvas que vamos a destinar a crianza y, aunque a veces metemos algo de tempranillo, en esta ocasión nos quedamos con estas dos variedades», explica Inmaculada Escudero. Ilurce Graciano Crianza 2010 es reflejo de la apuesta por esta familia por esta uva: «Mi hermano Amador colaboró con el CIDA para sustituir el material genético de los gracianos de Alfaro, que tenían peor aptitud vitícola, por los de Haro, y estamos muy contentos porque, si bien el tempranillo tiene su hábitat ideal en Rioja Alta y Alavesa, tanto el graciano como la garnacha encuentran su plenitud en nuestra comarca».

El sentimiento

La cata concluirá con dos nuevos vinos, varietales, de la familia Escudero: 'Garnachas con historia', que representan dos momentos muy sentimentales para la familia. Ángel 2015 es una garnacha de Yerga de una finca que en 1965 plantó el tío de la actual generación tras volver de la 'mili': «Es una garnacha de Alfaro, que, con una leve crianza de seis meses, recuerda a uva, a uva y a más uva...». Un vino potente, carnoso y fresco, que dará paso al 'Sueño de Amado 2015', otro varietal de una finca de 1918: «La viña la hincó nuestro abuelo [Amador, conocido como Amado] cuando regresó del viaje de novios, aunque ninguno de nuestra familia se acordaba del año exacto». «Lo encontramos en el registro del Ayuntamiento de Grávalos y luego corregimos la fecha de plantación en el registro de viñedo de Agricultura porque figuraba otra».

Los sarmientos de dicha plantación los trajeron los abuelos de Requena, destino de su luna de miel tras haber escuchado que se estaba cociendo una nueva escuela de enología puesto que querían que su primer hijo cursara dichos estudios. Hoy en la finca se puede encontrar en una esquina de la viña unas poquitas cepas de bobal y también de una variedad blanca, que puede ser merseguera, otra de las castas levantinas. Historia de Rioja escrita por las familias de Rioja.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate