Rioja de cabo a rabo

Salón de catas del Hotel Gran Vía, en una cita de lomejordelvinoderioja.com. :: S. Tercero/Sonia Tercero
Salón de catas del Hotel Gran Vía, en una cita de lomejordelvinoderioja.com. :: S. Tercero / Sonia Tercero

El club de catas de lomejordelvinoderioja volvió a recorrer, y van diez, la inagotable región vitícola de punta a punta Nueve catas y once bodegas, protagonistas del 2017

ALBERTO GILLogroño

Nueve meses, nueve catas y once bodegas. Es el balance de la recién concluida temporada del Una edición especial, la del X aniversario, en la que los aficionados han podido recorrer de nuevo la región vitícola de confín a confín. No parece fácil mantener la llama viva durante tanto tiempo (las entradas se agotan en apenas dos horas), aunque lo es cuando se cuenta con un grupo de patrocinadores fieles, aficionados interesados en conocer las principales novedades de primera mano y, sobre todo, bodegas dispuestas a mostrar lo mejor de sí mismas y acudir con los mejores vinos. Ésta es una recomendación de once vinos, once propuestas de once bodegas diferentes que compartieron su ilusión con los aficionados en este recién concluido 2017.

1. Hacienda El Ternero

Raúl Tamayo, enólogo de la casa, presentó los vinos extremos, con un marcadísimo carácter de la zona más fría y atlántica de Rioja, de Hacienda El Ternero. Un proyecto familiar, en un paraje maravilloso y absolutamente recomendable para conocer -además con una completa oferta enoturística- y con la peculiaridad de que es la única bodega de Rioja que pertenece a Castilla y León (en concreto al Monasterio de Herrera, de Miranda de Ebro). Hacienda El Ternero Reserva (22 euros) es el vino seleccionado por respetar este perfil de tempranillos fríos típicos de la comarca de los Obarenes.

Los aficionados recorrieron, de confín a confín, la totalidad de la región vitícola Juan Carlos Sancha cerró la temporada con siete garnachas centenarias 'terroir' al extremo

2. Finca Valpiedra

Familia Martínez Bujanda es uno de los pioneros de los vinos de finca en España. Lauren Rosillo, director técnico, traspasó la fronteras riojanas con una cata de Finca Montepedroso (Rueda), Finca Antigua (La Mancha) y Finca Valpiedra (Rioja). El grupo trabaja 'sin red', a merced de los caprichos de la añada y Lauren Rosillo es uno de los grandes enólogos de la actualidad. Nos quedamos con Finca Valpiedra, un vino de la maravillosa finca que la familia cultiva sobre uno de los meandros del Ebro entre Cenicero y Fuenmayor. Cada año más clásico, cada vez más Rioja... (aunque de finca), con ese concepto y esa aspiración de Lauren de hacer vinos de larga guarda.

3. Zugober/Belezos

Manuel Gómez presentó las elaboraciones, la tipicidad de Lapuebla de Labarca, en los vinos de la familia Gómez/Bernardo. No deberíamos volvernos demasiado locos con las categorizaciones de vinos de Rioja cuando las propias bodegas elaboran vinos clásicos y modernos sin mayores problemas. Belezos presentó un gran clásico, el Reserva 2011, y dos vinazos de finca: Zarzamochuelos y el último en salir al mercado, Sierra Carbón (36 euros), con el que nos quedamos por su potencia (tempranillo de cepas viejas) y por su elegancia.

4. Bodegas Perica

Para el que escribe una de las gratas sorpresas de la temporada, con la presentación de una gama clásica totalmente actualizada y una línea de vinos más modernos y desenfadados con los 6 cepas 6. Goyo Gordaliza, asesor vitícola de la casa, presentó un gran vino como el Perica Oro, el 'top' en esa línea de clásicos del siglo XXI, pero también un gran crianza Perica, que sirve de base para cimentar este proyecto familiar de San Asensio. Entre los dos, por la solidez demostrada y la importancia en botellas, nos quedamos con el Perica Crianza (7 euros).

5. Bodegas Ilurce

En el extremo suroriental, en la Sierra de Yerga, la familia Escudero lleva muchos años cultivando y elaborando vino, pero acudió al club de catas con dos primicias recién sacadas al mercado. Dos garnachas de escándalo, Ángel y el Sueño de Amado, que demuestran, aunque algunos parezcan 'duros de oído', que el gran diamante por explotar de Rioja es precisamente la diversidad. Vinos potentes, con alto contenido alcohólico, pero que no pesan cuando la acidez y la estructura acompañan. Nos quedamos especialmente con el Sueño de Amado (14 euros), la garnacha plantada por la familia en 1918.

6. Los Rioja&Roll

Tres en una, cata, fue la propuesta de junio del club con tres representantes, los más 'pequeños' del movimiento Rioja & Roll. Barbara Palacios (Barbarot Wines), Brian MacRobert (Mac Robert&Canall) y Sandra Bravo (Sierra de Toloño) refrescaron el auditorio con sus propuestas, por supuesto, muy apegadas a la tierra, al terruño, pero con conceptos muy personales. Seleccionamos Barbarot (21 euros), tempranillo y merlot cultivado a los pies de los riscos de Bilibio, un vino muy personal y que cada añada va a más como la propia viticultora; Laventura Tinto, tempranillo y garnacha (15 euros), es la forma de entender Rioja de un viticultor sudafricano que encontró en Rioja la acidez y la aptitud para el envejecimiento de los vinos que no hallaba en su casa; y Sierra de Toloño Tinto (9,5 euros), un vino fresco, afrutado y mineral con la firma de Sandra Bravo, que será uno de los grandes nombres de la enología riojana.

7. Bodegas Valserrano

Tras la 'jodida' vendimia, la familia De Simón aterrizó en el club de catas con artillería pesada. Vinazos de finca como El Ribazo, el último lanzamiento, o los Finca Monteviejo, en convivencia con espectaculares clásicos como Valserrano Reserva o Gran Reserva. Como hasta ahora íbamos sin blancos, nos quedamos con el Valserrano Blanco Gran Reserva 2009 (26 euros), un espectacular clásico de viura que habrá que esperar a la añada 2013 para volver a verlo en el mercado.

8. Carlos Moro

El bodeguero de Ribera (Matarromera) presentó los nuevos vinos de la bodega de San Vicente. Una apuesta consistente para completar un portfolio que hasta ahora protagonizaban los vinos de las principales DOPs castellanoleonesas. Varios vinos se cataron en primicia y nos quedamos con Carlos Moro Prestigio (25 euros), de momento el top de la casa a la espera de la llegada al mercado de dos próximos vinos de finca.

9. Juan Carlos Sancha

Diez para el discurso y diez para las siete garnachas centenarias que, apenas distanciadas en tres kilómetros, aportaron una auténtica lección práctica de 'terroir'. Como hay quedarse con una, elegimos Peña El Gato Juan Carlos Sancha, la que procede de la media hectárea que plantaron el bisabuelo y el abuelo del viticultor, con un precio además absolutamente democrático (14 euros). De oeste a este y de norte a sur, la tierra de los mil vinos volvió a deparar una gran temporada de catas, que continuará en el 2018.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos