Vinos comprometidos: Valserrano, en el Club de Catas

Juan Pablo de Simón expone el compromiso con la familia y con los tempranillos y viuras históricas de Villabuena a través de los vinos de Valserrano

Alberto Gil
ALBERTO GILLogroño

“No queremos crecer ni convertirnos en una gran bodega”. “Somos lo que somos, una familia con nuestros viñedos propios cargados de tipicidad de la zona, la comarca en la que estamos enraizados y esos valores son los que marcan y seguirán marcando nuestra trayectoria”. Juan Pablo de Simón, propietario de Viñedos y Bodegas de La Marquesa (Valserrano), presentó con esta declaración de intenciones la cata del jueves por la noche para lomejordelvinoderioja.com, en la que los aficionados pudieron disfrutar de los vinos de esta casa familiar centenaria que, allá por 1880, empezó a comercializar vinos embotellados con las 'modernas' técnicas de elaboración bordelesas, de la misma forma que unos años antes lo habían hecho los marqueses de Murrieta y de Riscal.

En la actualidad, Valserrano (Villabuena de Álava) sigue siendo cien por cien familiar y los tres hijos de Juan Pablo están ya plenamente incorporados a la bodega para garantizar el relevo generacional: “Lo que nos distingue son las uvas, los viñedos de Villabuena y el entorno, para mí la mejor zona de Rioja Alavesa y de toda Rioja, y lo que tenemos claro es que no podemos vender vinos salvo que nos gusten a nosotros”. De Simón presentó la 'artillería pesada' de la bodega, con exponentes de las elaboraciones más tradicionales y también de los vinos de finca con los que llevan trabajando años: “Rioja tiene que diferenciar sus vinos; estamos produciendo 450 millones de kilos de uva, con un crecimiento tremendo en los últimos quince años, y está claro que no todos pueden ser iguales”, explicó el bodeguero. “Hay que cambiar cosas -añadió-, aunque tampoco podemos perder lo bueno que hemos estado explicando durante muchos años a la gente”.

La cata

Juan Pablo de Simón comenzó la cata con el Valserrano Ribazo 2016, todavía un 'proyecto de vino' de un viñedo de 34 años de tempranillo que La Marquesa inscribirá en el futuro en la nueva categoría de Viñedos Singulares: “No nos gusta demasiado la diferenciación que se ha propuesto -detalló-, pero sí entendemos que es un primer paso necesario y es muy posible que entremos con este vino”. El vino envejece en un fudre de 5.000 litros y tiene por delante todavía un año de crianza en barrica y al menos otro en botella antes de salir al mercado. Las maneras apuntan al tempranillo típico de la sonsierra, potente y profundo, al tiempo que fresco y elegante.

Los vinos

El Ribazo 2016
Aún en bodega. La añada 2011, 15 euros
Valserrano Reserva 2012
13,5 euros.
Valserrano Gran Reserva 2011
21 euros
Finca Monteviejo 2014
Aún en bodega
Finca Monteviejo 2012
27 euros
Valserrano Gran Reserva Blanco 2009
26 euros

Valserrano Reserva 2012 entra en la gama más de las elaboraciones más tradicionales de Rioja, con un equilibrio alto de estructura y contenido alcohólico (14,5º) y con la riqueza de matices que aporta una larga crianza en madera y en botella: “Es un vino más serio que el crianza, con carácter y recuerdos a frutas negras, monte bajo y hierbas que va a seguir ganando en botella durante años”, describió el bodeguero.

Valserrano Gran Reserva 2011 es uno de los grandes vinos de la noche. Entero, sin apenas síntomas de evolución, y destinado casi en exclusiva a los mercados exteriores, donde La Marquesa vende prácticamente el 70% de sus 400.000 botellas anuales: “Es cierto que tenemos problemas en España con estos vinos, pero sigue habiendo consumidores en el mundo que siguen apreciando estas elaboraciones tan nuestras a las que no podemos renunciar”, explicó De Simón. “Nosotros -continúa-, tenemos claro antes de la vendimia qué uvas van a ir para el reserva y para el gran reserva; son las mejores para los mejores vinos, tal y como hemos explicado en los mercados internacionales durante mucho tiempo”. En la cata es un vino contundente, serio y con gran complejidad, largo y elegante, aunque ganará con más tiempo en botella: “Nos gustaría aguantarlo en bodega al menos otros dos años, pero tampoco podemos dejar a nuestros clientes sin vino”, aclaró el bodeguero.

Finca Monteviejo es una elaboración de uvas procedente de un único viñedo, un paraje de unas cinco hectáreas de viñas de más de 70 años, mayoritariamente de tempranillo con algunas cepas de garnacha y mazuelo: “Es un viñedo atípico en Villabuena, con suelos pobres de piedra y lastras que siempre conservan humedad por lo que lo aguante todo, aunque con un producción de apenas 15.000 kilos de uva”. De Simón presentó el Valserrano Finca Monteviejo 2014, que no saldrá al mercado hasta finales del año próximo y con el que la bodega está experimentando una elaboración un poco diferente: uvas enteras sin estrujar, casi una semimaceración carbónica para potenciar la frescura y los aromas. El vino sigue siendo un 'boceto' de momento, unos trazos que sí completa el Finca Monteviejo 2012, ya en el mercado y muestra de un tempranillo potente, redondo y goloso muy representativo de la comarca y, en este caso, ya con la madera bien integrada.

El broche final fue para el espectacular Valserrano Gran Reserva Blanco 2009, un vinazo, casi un reto personal de Juan Pablo de Simón: “Comenzamos en el 2000 con este vino, con el deseo de hacer un gran blanco de guarda de los históricos de Rioja, pero casi nos olvidamos de las barricas hasta que un día lo embotellamos y comenzamos a beberlo en casa después de varios años”. “El resultado fue espectacular -continúa- y ahora lo hacemos en aquellas añadas en que la naturaleza nos da lo que queremos y que no siempre coinciden con las buenas cosechas de tintos”. De hecho, el gran reserva blanco es de 2009 y la próxima añada no vendrá hasta el 2013. Un gran vino, que demuestra las grandes capacidades de la viura para el envejecimiento y que no todos los blancos tienen por qué ser 'fresquitos' y ligeros para un aperitivo o un 'pescadito'.

Fotos

Vídeos