Plazas agotadas para la cata con Viña Leizaola

Jesús Velilla y Etienne Cordonnier paseando por el viñedo El Sacramento; abajo, el enólogo Jesús Madrazo. :: E.S:/S. Tercero/
Jesús Velilla y Etienne Cordonnier paseando por el viñedo El Sacramento; abajo, el enólogo Jesús Madrazo. :: E.S:/S. Tercero

Viña Leizaola, el próximo jueves 24 en el club de catas de lomejordelvinoderioja.com | Jesús Madrazo y Etienne Cordonnier presentan, en una clase magistral de clima y 'terroir', El Sacramento, su único vino a través de seis añadas

ALBERTO GIL LOGROÑO.

De la 'A a la Z'. Así se presentará el próximo jueves 24 de mayo Viña Leizaola ante los aficionados del club de catas de lomejordelvinoderioja.com (plazas agotadas). Etienne Cordonnier, que elabora un único vino, El Sacramento, propone junto con Jesús Madrazo, histórico enólogo de Contino y ahora de la bodega de Laguardia, una clase magistral de 'terroir' con la evolución del vino en sus primeras seis añadas: «Será una cata divertida, en la que vamos a comprobar la influencia del clima sobre un mismo viñedo, aunque también veremos la evolución de un proyecto bodeguero nuevo», avanza Madrazo.

Etienne Cordonnier, francés muy vinculado al vino con la propiedad familiar de dos chateaux y después de una larga carrera profesional como distribuidor de vinos de alta gama en Bélgica, decidió dar un giro a su vida y compró un viñedo en el año 2011, El Sacramento, de 4,5 hectáreas, con un importante simbolismo histórico: «Hemos documentado que ya en estas tierras la Cofradía del Santo Sacramento de Laguardia elaboraba vino en el siglo XV, aunque lo más importante es que es un viñedo muy especial, con unos suelos de gran calidad y capaces de ofrecernos el concepto enológico que buscamos», explica Jesús Madrazo.

Cordonnier tenía claro que debía ser Rioja Alavesa el destino para su nueva etapa vital, el origen de su familia materna -es nieto del segundo lehendakari vasco en el exilio, Jesús María Leizaola Sánchez-. Para ello, se asesoró en la compra del viñedo de Jesús Velilla, viticultor de Lapuebla, que entró a formar parte de la sociedad y que hoy, junto con Madrazo, forman los tres pilares del proyecto Leizaola: «La filosofía es totalmente bordelesa, con un viñedo, un vino fino y elegante, al que en el futuro se unirá una versión en blanco con las viuras y malvasías de los viejos viñedos y las nuevas plantaciones de tempranillo blanco, maturana y garnacha blanca», detalla el enólogo.

«La filosofía de Leizaola es totalmente bordelesa, con un viñedo y un único vino fino y elegante»

De momento, aquellas primeras cinco hectáreas se han convertido en quince (no todas en producción) con la compra de viñedos en los alrededores de El Sacramento y siempre en torno a la nueva bodega que inaugurarán ya el próximo mes de julio: «Elaboramos inicialmente de alquiler en Lapuebla, luego en un pabellón en Laguardia y la próxima cosecha lo haremos en nuestra propia bodega», recuerda Madrazo.

De nuevo, con un concepto enológico bordelés adaptado a Rioja: «Depósitos de cemento, exclusivamente, y barricas de roble francés, con no más de tres vinos, y una capacidad máxima para unas 20 hectáreas, que es el objetivo final del proyecto». En este sentido, la bodega cuenta con veinte depósitos para microvinificación -uno por hectárea-, donde Madrazo pretende trabajar las diferentes zonas y orientaciones del viñedo y las variedades.

La cata

Madrazo -aun a falta de determinar el orden de la vertical- propondrá un recorrido íntegro por la corta historia de Leizaola. Seis vinos de otras tantas añadas, incluida la primera, 2011, hasta la penúltima, la 2016, que no saldrá al mercado hasta al menos el 2020: «Hemos tenido cosechas diferentes, en las que el clima ha sido determinante en este corto espacio de tiempo, pero también hemos ido incorporando algún viñedo nuevo y, sobre todo, mejorando los medios de elaboración, lo que se refleja en los vinos», indica el enólogo.

El Sacramento 2011 es un vino de una gran añada: «Para nosotros fue casi excepcional, un año muy seco , pero que nos dio un vino muy redondo y equilibrado». El Sacramento 2012, sin embargo, llegó a la vendimia casi 'extenuado' tras padecer el viñedo dos años seguidos de sequía: «Nos costó mucho con la maduración y, de hecho, es El Sacramento con menos grado, 13,6, que hemos hecho hasta ahora».

Todo cambió en 2013, con una cosecha fría, tardía y con lluvias en vendimia: «Sin embargo -indica el enólogo-, el graciano se defendió muy bien, nos permitió esperar a su maduración y en El Sacramento 2013, que normalmente lleva entre un 5 y un 6% de esta uva, llegamos al 15%». El resultado es un vino más balsámico, con más fruta roja que negra por esa mayor presencia del graciano.

BODEGAS LEIZAOLA (plazas agotadas)

- La cita
El próximo jueves 24 de mayo en el Hotel Gran Vía de Logroño (20.30 horas).
- Los vinos de la cata
El Sacramento, un único vino, desde su primera añada (2011) hasta la 2016.

Las añadas 2014, 2015 y 2016, tempranas las tres, siguen un patrón más o menos similar en los tres Sacramentos, con mayor graduación alcohólica, en línea con el 2011, pero con maduraciones plenas que equilibran el conjunto: «Hay una línea que separa estos tres vinos sobre los anteriores, por el clima, en primer lugar, pero también porque ya estábamos elaborando en una bodega nuestra, en un pequeño garaje pero propio, en Laguardia».

El Sacramento 2015 no saldrá al mercado hasta el año próximo y el 2016 hasta el 2020 al menos, pero los aficionados de lomejordelvinoderioja.com podrán conocerlos en primicia el próximo jueves 24 (Hotel Gran Vía, 20.30 horas), con 45 plazas para los primeros inscritos en www.lomejordelvinoderioja.com (10 euros por persona).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos