Cientos de hectáreas continúan siendo revocadas por la Consejería

Buena parte de las anulaciones del 2016 y el 2017 se fundamentan en que el solicitante no disponía realmente de los terrenos para plantar que presuponía

ALBERTO GILLogroño

El sistema de prorrateo -tanta tierra disponible tienes tanto viñedo recibes- para el reparto de nuevas plantaciones de viñedo fue el principal elemento de distorsión de las adjudicaciones del 2016 y del 2017. Eso y, por supuesto, la apetencia voraz de muchos de los solicitantes hasta el punto de presumir la titularidad o derechos de explotación de tierras de los que realmente no disponían para conseguir más plantaciones.

De hecho, tras los fracasos de los repartos del 2016 y del 2017, con multitud de casos fraudulentos que ahora están siendo revisados, el Ministerio accedió a modificar los criterios de adjudicación e incluso tramitó una solicitud europea para poder limitarlos. De ahí parte la propuesta de reducir la superficie máxima admisible hasta las cinco hectáreas o por debajo que defiende ahora La Rioja y que el Ministerio concretará en las próximas semanas, ya que se espera que para el mes de agosto el Real Decreto con las principales directrices esté ya aprobado.

Revocaciones

Mientras tanto, la Consejería de Agricultura continúa finalizando resoluciones de revocación de buena parte de las adjudicaciones que el mismo departamento asignó en los años 2016 y 2017 y que suman decenas de expedientes y cientos de hectáreas. Las resoluciones se están acompañando de dictámenes del Consejo Consultivo de La Rioja que, pese a que no son vinculantes, sí están respaldando jurídicamente las decisiones de revocación de la Consejería de Agricultura. Dos son los principales motivos para anular las adjudicaciones: que el solicitante no haya acreditado realmente disponer de la cantidad de tierra para plantar que presuponía o que no haya justificado la actividad agraria también presupuesta o la capacitación de jefe de explotación que exigía entonces la normativa para poder acceder al reparto de viñedo como grupo prioritario.

El gran cambio para futuros repartos fue permitir el acceso, con grupo prioritario además, al cultivador de viñedo y ahora están por definir los límites para garantizar que las adjudicaciones sean sociales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos