El Consejo abre un proceso de revisión de los rendimientos preasignados por helada

Filas de viticultores, esta semana en las dependencias del Consejo Regulador
Filas de viticultores, esta semana en las dependencias del Consejo Regulador / Juan Marín

Los viticultores pueden reclamar, y ya lo están haciendo, en caso de que detecten fallos en los datos presupuestos en las parcelas del 70 o del 90%

ALBERTO GIL LOGROÑO.

No sólo la vendimia viene acelerada, sino que las decisiones administrativas -tras el retraso en la aprobación de las normas de vendimia y las complicaciones técnicas de una campaña marcada por la helada de San Prudencio- están obligando a los Servicios Técnicos del Consejo a trabajar a toda máquina y contra reloj. En este sentido, por primera vez esta cosecha entra en vigor la denominada figura de gestor múltiple de vendimia -que permite juntar las cartillas de hasta 50 hectáreas y 5 titulares diferentes-, lo que ha hecho habituales las colas en las dependencias del Consejo Regulador durante estos días.

Pero no únicamente por este motivo. No son pocos, y serán más, los viticultores que se están acercando al Consejo para comprobar, y reclamar en su caso, por los rendimientos preasignados a sus parcelas tras la aprobación de las normas de campaña, en las que por primera vez se asignan rendimientos diferentes por tres tipos de zonas: las no afectadas por la helada, con rendimientos máximos del 115; las de afección intermedia, con un 90%; y las más dañadas, con un 70%. «Es parte del procedimiento previsto -explica Pablo Franco, jefe de los Servicios Técnicos del Consejo-, ya que los rendimientos iniciales se asignaron con imágenes por satélite y comprobaciones en campo de junio y primeros de julio y la vid ha ido evolucionando, en muchos casos favorablemente».

En este sentido, Franco confirma que los servicios técnicos han comenzado además revisiones de 'oficio', empezando por las zonas de helada intermedia, donde se ha constatado esta mejoría, aunque también las habrá en otras: «Son los casos de Lapuebla, Oyón, Lanciego... y otros municipios de Rioja Alavesa y está previsto también hacerlo en la zona de Moncalvillo y el Najerilla en una primera batida».

Carta personalizada

El problema es que muchos viticultores recibirán estos días en su casa el anexo de las normas de vendimia aprobadas, en el que constan unas preasignaciones por parcela, algunas de las cuales ya habrán sido incluso modificadas de oficio: «Aunque estamos revisando por nuestra cuenta, son los viticultores los que deben comunicarnos las incidencias para depurarlas estudiando de un modo global el rendimiento asignado y la uva que tiene en el viñedo, con la seguridad de que todo el mundo tendrá la cartilla perfecta antes de comenzar a vendimiar», asegura el jefe de los Servicios Técnicos.

Franco reconoce que, además de la «buena» recuperación del viñedo en las zonas de helada intermedia, las imágenes de satélite empleadas también pueden verse distorsionadas por las labores realizadas en campo por los viticultores, como la espergura o la labranza de suelos: «Lo que reflejan las imágenes es el vigor de la planta y, lógicamente, cuando hay intervenciones humanas puede distorsionarse el resultado». «Por poner un ejemplo -continúa-, es cómo si vas a la peluquería: la helada atacó la vegetación del viñedo, pero el 'peluquero' también puede distorsionar la foto a ojos del satélite».

En este sentido, Pablo Franco recuerda que la valoración por análisis de las imágenes del satélite (comparativas de antes y después de la helada) fue únicamente una parte de los trabajos de la primera fase, que se completó con la inspección de viñedos. Una segunda etapa, durante junio y hasta primeros de julio, continúa con la visita de técnicos a todos los municipios con daños por helada -un tercio del viñedo de la Denominación de Origen-: «Prácticamente desde Fonzaleche hasta Laguardia», recuerda el jefe de los Servicios Técnicos. «En la actualidad -prosigue- estamos en una tercera fase, para lo que necesitamos las confirmaciones de los viticultores o las reclamaciones en su caso». «El trabajo -añade- ha sido inmenso, con el control de 117.000 parcelas de viñedo y creo que los resultados, más tratándose de la primera vez que se hacía una prueba en una dimensión tan grande, son espectaculares».

Franco recuerda que los viticultores pueden consultar cada parcela con un motor de búsqueda en Internet en la página del Consejo Regulador y que también estos días los afectados por la helada recibirán impresos en su domicilio los anexos de las normas de vendimia con el estado por parcela. «Lo importante es que todo el mundo tendrá clara su producción antes de vendimiar», insiste.

Fotos

Vídeos