Así se convirtió la variedad tempranillo tinta en blanca

Un grupo de investigadores del ICVV ha encontrado la causa de la pérdida espontánea del color gracias a la secuenciación y comparación de los genomas de tempranillo tinto y tempranillo blanco

LA RIOJA

Un grupo de investigadores del Instituto de Ciencias de la Vid y del Vino (ICVV) ha identificado la causa de la mutación a la variedad blanca de la uva tempranillo, que es la vid tinta más cultivada en España, ha explicado EFE.

El ICVV es el único instituto de carácter nacional dedicado a la investigación en viticultura y enología, se ubica en Logroño y está participado por el Gobierno riojano, la Universidad de La Rioja (UR) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Un grupo de investigadores del ICVV, encabezado por su director, José Miguel Martínez Zapater, ha encontrado la causa de la pérdida espontánea del color gracias a la secuenciación y comparación de los genomas de tempranillo tinto y tempranillo blanco.

Según ha informado el ICVV en un comunicado, la causa del cambio cromático se encuentra en reorganizaciones complejas del genoma de la planta que siguen patrones propios de un proceso de cromotripsis.

Este fenómeno implica la fragmentación masiva de algunos de los cromosomas que forman parte del genoma del organismo y en seres humanos se ha relacionado con procesos de crecimiento tumoral y algunas enfermedades genéticas.

Los fragmentos cromosómicos resultantes son reordenados aleatoriamente de manera que, en ocasiones, se pierde parte de la información genética, según revela esta investigación.

En el tempranillo blanco, esta remodelación provoca la pérdida de información genética que incluye genes necesarios para que el hollejo de la uva acumule los pigmentos antociánicos responsables de su color.

El estudio del ICVV pone de manifiesto que la cromotripsis puede ocurrir de forma natural durante el crecimiento de las plantas, especialmente en especies leñosas que, como en el caso de la vid, pueden multiplicarse vegetativamente durante siglos.

El caso del tempranillo blanco es el primero identificado en plantas y, en concreto, en la vid.

Aunque el cambio más drástico es el del color de la uva, hay otras consecuencias asociadas, como la reducción de la viabilidad reproductiva del polen y de los óvulos de la flor.

El menor número de semillas que presenta tempranillo blanco augura una mayor dificultad para el cuajado de los frutos, especialmente cuando se den condiciones climáticas adversas en torno al período de floración.

Estos resultados ponen de manifiesto, por un lado, el interés en la búsqueda de variantes adicionales de color de la variedad tempranillo.

Por otro, detallan qué cambios tan drásticos al nivel del genoma pueden generar nuevas características en la planta que resultan interesantes para la producción y elaboración de nuevos productos.

La variedad tempranillo blanco tiene como origen una mutación natural detectada en un viñedo de Murillo de Rio Leza a finales de los años ochenta del siglo pasado.

A partir de las yemas del sarmiento mutante se derivó una variedad que permite la elaboración de vinos blancos con gran potencial enológico y que en la actualidad se ha extendido ya a una superficie cercana a las 800 hectáreas en la Denominación de Origen Calificada (DOCa) Rioja.

El tempranillo tinto es la variedad de uva de vinificación tinta más cultivada en España, con cerca de 200.000 hectáreas o, lo que es lo mismo, más de una quinta parte del viñedo español.

A nivel internacional, el tempranillo es la tercera variedad tinta en superficie después de cabernet sauvignon y merlot.

La variante blanca del tempranillo, además de que ha perdido los pigmentos (antocianinas) del hollejo presenta unos perfiles aromáticos diferentes con respecto a la tinta cuyo origen está siendo investigado.

El grupo de investigación está compuesto por José Miguel Martínez Zapater, Pablo Carbonell-Bejerano, Carolina Royo, Rafael Torres-Pérez, Jérôme Grimplet, Lucie Fernández, José Manuel Franco-Zorrilla, Diego Lijavetzky, Elisa Baroja, Juana Martínez, Enrique García-Escudero y Javier Ibáñez.

Los resultados del estudio han sido publicados en el número de octubre de 2017 de la revista "Plant Physiology", una publicación científica que edita la Sociedad Americana de Biólogos de Plantas.

Fotos

Vídeos