La falta de acuerdo sobre rendimientos aplaza el pleno del Consejo Regulador

Pequeños rebrotes del pasado mes de mayo en fincas de viñedo afectadas por la helada del 28 de abril. :
Pequeños rebrotes del pasado mes de mayo en fincas de viñedo afectadas por la helada del 28 de abril. : / Justo Rodriguez

Grupo Rioja planteaba rendimientos del 115% de las viñas no dañadas por la helada

Alberto Gil
ALBERTO GILLogroño

El pleno del Consejo Regulador previsto para este viernes se ha aplazado. Una decisión que confirma la elevada tensión con que se llegaba a esta cita, fruto del desacuerdo en torno a los rendimientos que deben fijarse para la próxima vendimia.

Desde que el pasado 28 de abril San Prudencio -conocido como el santo 'meón'- convirtió el agua con que riega los viñedos en hielo, apenas si se ha movido entre bodegas y cooperativas un solo litro de vino. El sector lleva negociando durante semanas un acuerdo para modificar las normas de vendimia pactadas de antemano en el año 2015 y que prevén una producción amparada del 105% y un rendimiento de transformación del 71% para esta cosecha.

Imagen del pleno de este viernes / Miguel Herreros

Los importantes daños por la helada aconsejan una revisión de las mismas y el pleno del Consejo Regulador afrontaba hoy una de las reuniones más difíciles de su historia reciente, ya que, hasta horas antes de celebrarse, no había garantías de acuerdo. En este sentido, Grupo Rioja, la organización bodeguera mayoritaria, presentó formalmente el miércoles en una comisión técnica una propuesta de elevar el rendimiento de campo al 115% en la zona no helada (La Rioja Baja fundamentalmente) y una horquilla de entre el 60 y el 90% para las otras dos zonas definidas por los Servicios Técnicos del Consejo como helada con intensidad alta y media.

El jefe de los Servicios Técnicos entregó a las organizaciones en la comisión técnica un informe en el que baraja como techos máximos de producción el 60% para la zona más afectada y del 80% para la intermedia en función de las inspecciones aéreas y de campo realizadas. Ahora bien, Grupo Rioja, en busca de un acuerdo que no tiene garantizado, estaba dispuesto a admitir hasta un 70% y un 90% en las zonas heladas: «Son techos máximos para que el viticultor se encuentre cómodo y no haya cientos de reclamaciones en el caso de explotaciones, que las hay, que pudieran superar los umbrales iniciales del 60 y el 80%», explica Íñigo Torres, gerente del Grupo Rioja. En cuanto a los rendimientos del 115% para la zona no helada, Torres no oculta que «nos gustaría un 120% para aprovechar la mayoría de las uvas que hay en Rioja, pero todo el mundo tiene que ceder y hemos propuesto finalmente ese 115%». El gerente del Grupo Rioja no oculta que «hay preocupación por lo que pueda pasar con el precio de la uva y, sobre todo, con que no tengamos abastecimiento para la demanda, por lo que planteamos utilizar los mecanismos que tenemos previstos en nuestro reglamento para evitar, sobre todo, este segundo supuesto».

Bodegas Familiares entiende que se pretende hacer ver que hay más uva de la que realmente hay

Apoyo de cooperativas

Fernando Ezquerro, presidente de la Federación de Cooperativas de La Rioja (Fecoar) y de la comisión técnica del Consejo, confirma que la propuesta del Grupo cuenta con su apoyo: «Tenemos un acuerdo unánime interno de nuestra asamblea y, en ese sentido, estoy muy tranquilo». «Estamos hablado de topes máximos de producción -continúa-, a los que no se llegará y muy reales con la estimada por los servicios técnicos».

Ezquerro, al que apoyarán las cooperativas navarras pero quizás no las alavesas de Dolare, tiene también claro que «tenemos el riesgo de salir de muchos lineales si se disparan los precios y entendemos que hay que ser sensatos y modificar las normas siempre dentro de nuestro reglamento». «Creo que los porcentajes de producción -continúa- son justos y estoy convencido de que si el 'mapa' de la helada hubiera sido al revés se actuaría de la misma forma».

De momento, las cuentas no salen por cuanto ARAG-Asaja no ha definido su postura, a la espera de una reunión que celebraba ayer noche: su voto favorable sería suficiente para el acuerdo y su abstención casi, pero sólo casi.

Entre los críticos, Eduardo Hérnaiz, presidente de Bodegas Familiares de Rioja (BFR-Provir), explica que «nuestra organización históricamente ha dicho 'sí' a muchas negociaciones por el interés general, pero entendemos que no hay tanta uva como lo que se pretende». «Nuestra asamblea -continúa- se manifestó a favor de un rendimiento máximo del 110%, que lógicamente sería para las zonas no afectadas, y entendemos que es más justo con la realidad que la propuesta que se está haciendo».

Más

Fotos

Vídeos