DOCa Rioja confía en una «buena recuperación del viñedo» tras la helada

La organización ha hablado de la necesidad de afrontar con "tranquilidad y prudencia" la situación planteada por esa helada

EFE

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada (DOCa) Rioja confía en una buena recuperación del viñedo tras la helada del pasado 28 de abril, con la adopción de estrategias "racionales" y aprovechando la experiencia acumulada históricamente.

Esta es una de las conclusiones de la Comisión Técnica del Consejo Regulador, que se reunió el pasado día 18 para analizar los efectos de esa helada, que afectó, con diversa consideración, a menos de un tercio del viñedo de la DOCa, sobre todo, en determinadas áreas de las subzonas Rioja Alta y Rioja Alavesa.

El director general del Consejo Regulador, José Luis Lapuente, ha explicado hoy que los representantes de todas las organizaciones del sector vitivinícola del Rioja que integran la Comisión Técnica han coincidido, por unanimidad, en la necesidad de afrontar con "tranquilidad y prudencia" la situación planteada por esa helada.

Este es el principal mensaje que desde la Comisión se desea transmitir a los mercados y al propio sector vitivinícola del Rioja, al que pertenecen las comunidades riojana, vasca y navarra.

La Comisión ha insistido en que su mensaje de tranquilidad también se basa en que el sector vitivinícola del Rioja dispone de un modelo organizativo dotado de los mecanismos "adecuados" para gestionar incidencias como esta helada y "minimizar" los riesgos que podría suponer para el mantenimiento del equilibrio, que desde hace más de quince años ha sido uno de los pilares fundamentales del desarrollo de la Denominación.

"Se trata de tener paciencia y el sosiego suficiente para ver cómo se recupera el viñedo porque las condiciones están siendo favorables", según Lapuente, quien ha insistido en que "la afectación de la propia regularidad nos hace pensar en la posible recuperación del mismo".

A ello ha añadido las propias herramientas y mecanismos que tiene el Consejo Regulador con el objetivo final de "lanzar ese mensaje de tranquilidad al mercado y, sobre todo, de certidumbre en el aprovisionamiento y estabilidad en lo que se refiere a las condiciones de mercado".

Lapuente también se ha referido a "la enseñanza de no cometer errores que, a lo mejor, se pudieron cometer en el pasado y, en ese sentido, saber que estamos manejando un negocio de medio y largo plazo, con lo cual la temeridad sobra, la especulación sobra y el dramatismo sobra", dado que "hay que ser constructivos, sabiendo que tenemos las herramientas suficientes para hacerlo".

Sus datos indican que, desde el mismo 28 de abril, en cuya madrugada se produjo la helada, los Servicios Técnicos del Consejo Regulador han monitorizado todas las zonas afectadas, con el fin de localizar y evaluar los daños.

En esa localización también se utiliza la "moderna" tecnología de "teledetección" (sistema GIS), ha precisado Lapuente, quien ha calificado de "minucioso" el seguimiento efectuado.

Como primera conclusión de este seguimiento, la Comisión Técnica ha destacado que la helada no ha sido uniforme, ya que no todas las viñas se ven afectadas por igual dentro de una misma área, algo en lo que también inciden las peculiaridades de la orografía.

Además, el grado de afectación final de la helada dependerá de la evolución que experimenten los viñedos, algo en lo que permite confiar la experiencia histórica y, principalmente, la "gran profesionalidad" que han demostrado los viticultores riojanos, volcados desde el primer momento en la aplicación de técnicas que permitirán mitigar dichos efectos y favorecer una nueva brotación para que las viñas puedan recuperarse lo mejor posible.

En función de estos condicionantes, no solo es "muy complicado" realizar con precisión cualquier tipo de cuantificación de los daños producidos, sino que, en todo caso, requeriría un periodo de tiempo superior al transcurrido desde la helada, ha dicho.

Además, como ha puesto de manifiesto la Comisión Técnica, "cualquier valoración actual resultaría temeraria y meramente especulativa si se pretendiera extrapolar a los resultados finales de la vendimia 2017".

Por ello, el Consejo Regulador, como exige su imagen de "rigor, seriedad y transparencia", no incurrirá en este tipo de valoraciones de carácter "especulativo", ha subrayado.

Fotos

Vídeos