Palabra de Rioja, imagen de Rioja

El Consejo Regulador refuerza el vínculo del vino con el idioma en su nueva campaña de promoción internacional, presentada en el corazón del español: la sede de la RAE

Jorge Alacid
JORGE ALACIDLogroño

De San Millán a la sede de la RAE en Madrid no median tantos kilómetros como años de historia. Una fecunda trayectoria alrededor de un elemento de incalculable valor: el idioma. Las palabras en aquel español balbuceante alumbrado en Yuso han viajado a lo largo del tiempo hasta desembocar en un territorio compartido por cientos de millones de hispanohablantes, a menudo de la mano del otro gran tesoro nacido en suelo riojano: su vino. Parecía natural, por lo tanto, encadenar el destino de ambos hallazgos hacia un universo común: una brillante idea presentada este martes en sociedad en Madrid. En el corazón del idioma: la Real Academia.

En el promontorio que vuela sobre el Museo del Prado, un venerable caserón gloria de la cultura española, el Consejo Regulador ha desvelado uno de sus secretos mejor guardados: su nueva campaña de promoción de los vinos de Rioja. Que se unirán desde ahora en el imaginario colectivo vinculados al proteico mundo de la palabra. De la palabra en español: la novedad principal de este proyecto recién nacido es que las imágenes que se divulgarán por medio mundo (Estados Unidos, Reino Unido, China, Canadá, México, Alemania, Suiza y el largo etcétera de mercados donde el Rioja está presente desde hace décadas) se escriben en español. Y se tendrán que leer en español. Saber quién eres, el eslogan que preside la campaña, no admite en consecuencia traducciones.

Se trata de una ambiciosa iniciativa que apela, según el material presentado esta mañana en Madrid, un concepto de elevado poder: la noción de identidad. Raíces, tradición, pasión... Todas estas ideas aparecen también en la campaña, vinculadas a la enorme fuerza depositada en el producto más internacional de La Rioja y al quehacer de sus bodegas. Pero la campaña no se detiene ahí: viaja más lejos, hacia las emociones de quienes comparten en cualquier lugar del mundo una copa de semejante néctar. Saber quién eres significa más. Mucho más: fidelidad a los orígenes, orgullo por la personalidad propia... De cómo el Rioja se hace verbo.

Y se hace también imagen. Que a veces vale más que mil palabras. Sobre todo, si son palabras de Rioja: ahí reside la otra vertiente novedosa de la campaña. El artista riojano Carlos Corres ha dibujado con vino. Nada menos. Ha experimentado con las posibilidades de las variedades autóctonas para imaginar cómo sería el Rioja pintado. Los rojos, los violáceos, los tonos más sanguíneos salen de sus pinceles convertidos en una sugerente muestra de creatividad, bajo una ambiciosa pretensión: vestir el mundo del color del Rioja.

Que se hace verbo y también imagen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos