Salamero asegura que DOCa Rioja «es una sola y hay que apostar por ella»

Salamero asegura que DOCa Rioja «es una sola y hay que apostar por ella»
Justo Rodriguez

La Memoria 2017 hace referencia al proceso de mejora continúa de Rioja, «fiel a los valores de tradición, diversidad y origen»

LA RIOJALogroño

El presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada (DOCa) Rioja, Fernando Salamero, asegura que esta Denominación es «una sola» y que hay que «seguir apostando por ella».

Esta es una de las afirmaciones que realiza en el texto de presentación que incluye la publicación de la memoria de 2017 del Consejo Regulador, a la que pertenecen La Rioja, País Vasco y Navarra, y que ha presentado hoy en Logroño.

«Rioja, como gran marca de la Denominación que la ostenta, es una sola y tenemos que seguir apostando por ella», añade, ya que es «el paraguas que nos ampara, nos da la imagen de calidad y nos permite mostrar las distintas menciones, categorías y diferenciaciones, siendo la mejor apuesta de valor para el futuro de todos».

«Así se ha visto reflejado con los movimientos de los últimos meses», precisa Salemero en la memoria, a la que ha tenido acceso Efe y en la que se refiere también al proceso de mejora continúa de Rioja, «fiel» a los valores de «tradición, diversidad y origen».

«Seguiremos avanzando para seguir cimentando las bases del futuro de Rioja, demostrando siempre ser fieles a nuestros principios, por encima de modas pasajeras, para seguir haciendo de nuestra región lo que es hoy en día: una marca universal, líder, presente en más de 130 países», incide.

Salamero, presidente del Consejo Regulador desde junio de 2017, precisa que afronta en este mandato el reto de culminar los objetivos marcados en el Plan Estratégico 2005-2020, que permitirá colocar a Rioja en el panorama internacional como «la región de referencia por sus vinos de calidad».

Tras haber formado parte del pleno del Consejo durante muchos años, ha asumido la Presidencia con ilusión y con el firme propósito de dedicar todos sus esfuerzos a «conseguir la unidad de mercado entre todos los integrantes del sector».

Para él, «la cohesión del conjunto de la Denominación es algo íntimamente ligado al espíritu fundacional de nuestra Interprofesional e imprescindible para continuar desarrollando el modelo de calidad que hemos creado entre todos y que es la clave de nuestro actual éxito».

Además, detalla que si algo ha caracterizado históricamente a la DOCa, ha sido «su capacidad para dar cabida por igual a viticultores y comercializadores, a muy diferentes modelos empresariales y a todo tipo de proyectos innovadores».

Rioja, durante 2017, ha demostrado ser «una marca vibrante y dinámica, que ha afrontado una nueva etapa en la búsqueda de argumentos de valor».

«Una marca viva que trabaja mirando hacia el futuro sin perder de vista nuestro origen, nuestro terruño», según Salamero, y, por ello, ha enriquecido su actual oferta e incorporado nuevas indicaciones junto a las tradicionales de envejecimiento en barrica, «su principal baluarte».

Optimismo

Se trata, precisa, de «nuevas indicaciones, que concilian el interés de los elaboradores por poner en valor un tipo de vinos que atiende al origen y que ya estaban ofreciéndose al mercado, con el interés de los líderes de opinión y consumidores finales, que demandaban una mayor información en las etiquetas de esos vinos».

Defiende que esta información adicional refleja «la gran diversidad del actual panorama vitivinícola de Rioja» y «es, sin duda, el primer paso de una nueva etapa, no ya en la búsqueda de argumentos cualitativos sino en el desarrollo de estos, para dar, a su vez, valor a nuestros vinos».

Salamero valora con «optimismo» el balance de 2017, ya que, a pesar de haber sido un año «complejo», ha dejado unos resultados de comercialización «satisfactorios», gracias a un ligero incremento en el volumen de las ventas y la consolidación del crecimiento en exportación y en valor que se había conseguido durante los dos últimos ejercicios.

También se refiere a la «terrible» helada que sufrió la DOCa el año pasado y a la posterior sequía, que afectaron a las expectativas de producción, que fue de 349,5 millones de kilos de uva, más corta que la de los años anteriores, «aunque no ha llegado a alterar nuestro equilibrio».

Las mismas condiciones propiciaron, por otro lado, un fruto de sanidad «excelente», que ha marcado, afirma, «la que será recordada como una cosecha memorable».

A ello suma la «magnífica» labor de los viticultores y bodegueros, quienes, «con grandes dosis de profesionalidad, han evitado caer en comportamientos erráticos e imprudentes»; así como la dedicación permanente de los profesionales del Consejo Regulador.

El director general del Consejo Regulador, José Luis Lapuente, ha acompañado a Salamero en el acto de presentación de la memoria, documento que, en sus ochenta páginas, ofrece una visión general de la evolución de la DOCa durante 2017 y de su situación actual.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos