Los enólogos aconsejan vendimiar con pausa frente a la 'tentación' de terminar cuanto antes

Vendimia de uva blanca, ayer en Amézola de la Mora, en Torremontalbo, que marca la línea de las zonas más afectadas por la helada de abril. :: Miguel Herreros
Vendimia de uva blanca, ayer en Amézola de la Mora, en Torremontalbo, que marca la línea de las zonas más afectadas por la helada de abril. :: Miguel Herreros

La recogida avanza y el riesgo de perder peso en las uvas puede influir para intentar acabar con la difícil campaña marcada por la helada y la sequía

Alberto Gil
ALBERTO GILLogroño

No les pilló el toro por el adelanto pero casi. La Asociación de Enólogos de Rioja (AER) celebró el martes su tradicional jornada prevendimia, cuando la recogida de blanco ya está generalizada (acabada en muchos puntos) y cuando para principios de la semana próxima se prevé que esté generalizada también con las tintas en el conjunto de la Denominación.

Eugenio García del Moral, asesor vitícola y presidente de la Asociación para el Progreso de la Viticultura (Arprovi), fue el encargado de presentar a los profesionales del sector sus principales conclusiones a estas alturas: «Teníamos un adelanto de entre 15 y 20 días y, pese a las lluvias de final de agosto, seguimos entre 10 y 14 días por delante», explica Del Moral. La helada, como no podía ser de otra forma, está siendo determinante y el técnico insiste en la escasez de cosecha: «No hay uva, con una añada que será muy corta pero, en todo caso, de mejor calidad que la esperada a finales de agosto cuando la sequía era tremenda».

García del Moral estima -aunque insiste en que es una apreciación personal- que habrá una merma de en torno al 25% sobre la cosecha inicialmente prevista: «Se dio papel para el entorno de 405 millones de kilos, pero no los hay ni de lejos».

Del Moral: «Hay poca uva; estimo que hasta el 25% menos de los 405 millones de kilos que había en 'papel'»

La sequía ha sido otro factor determinante, aunque el presidente de Arprovi sostiene que las lluvias de finales de agosto vinieron muy bien: «Hay vegetación y plantas que necesitan todavía tiempo para que actúen de nuevo y ahí tenemos el principal problema». «La vendimia va a ser rápida -continúa- porque la gente no quiere problemas y, en cuanto aparezcan pequeños focos de botrytis se va a coger la uva, entre otras cosas, para no perder peso en la báscula». El técnico sostiene que «ése es el principal problema que tenemos ahora y deberíamos tener paciencia para lograr un mayor equilibrio de las uvas».

En este sentido, Del Moral apunta que «pese a que se ha corregido parcialmente, seguimos teniendo desequilibrio alcohólico y fenólico en las uvas, pero llevamos semanas en las que el grado, aunque ya era alto, apenas sube, así que el consejo lo tengo claro: paciencia, aunque creo que lamentablemente apenas si la habrá».

Más

Fotos

Vídeos