El estancamiento del mercado limita a 387 hectáreas el crecimiento de Rioja para 2018

Viña en Cenicero /Justo Rodriguez
Viña en Cenicero / Justo Rodriguez

Las cooperativas proponen paralizar un año las adjudicaciones ante nuevas dudas sobre el reparto y a la espera de poder hacerlo con límites

Alberto Gil
ALBERTO GILLogroño

El crecimiento de masa vegetal de Rioja el año próximo se limitará a un máximo de 387 hectáreas (frente a las 645 del presente ejercicio) en cumplimiento del acuerdo suscrito por el Consejo Regulador en el año 2015 y con el que se hacía frente al riesgo de liberalización de plantaciones. Dicho pacto establecía un crecimiento máximo del 0,6% de la masa vegetal (387 hectáreas) si el incremento de las ventas de vino, en tasa interanual en el mes de agosto, si situaba por debajo del 1% o del 1% (645 hectáreas) si lo hacía por encima. Agosto ha finalizado con el 0,3% de mejora, por lo que el crecimiento se limitará a esas 387 hectáreas. Así las cosas, el compromiso contra la liberalización se saldará con la autorización de 1.410 hectáreas nuevas durante el trienio 2016/2018 y, sobre todo, con la seguridad de haber evitado la entrada masiva de nuevas plantaciones.

El acuerdo debe renovarse para el periodo 2019/2021 entre bodegas y sector productor, aunque a propuesta de la Federación de Cooperativas de Rioja (Fecoar), se está negociando la posible paralización durante un año del reparto de las plantaciones del 2018 (las 387 hectáreas) ante las perspectivas de que, por fin para el 2019, podrían ponerse límites máximos y mínimos en las adjudicaciones: «El Ministerio y la Consejería han mejorado los criterios de reparto respecto al 2016 y 2017, pero sigue habiendo dos cuestiones que nos preocupan: hay mucha gente que supera las 21 hectáreas marcadas por la Consejería de máximo para acceder al reparto, no sólo de viñedo sino de explotación agraria, con lo quedarían fuera y otros que están muy cerca y apenas recibirían plantaciones y sobre todo que, mientras que Álava ha hecho las mismas limitaciones, Navarra, no».

1 Potencial vitícola
La masa vegetal de Rioja creció en el año 2016 en 387 hectáreas, el 0,6% de las inscritas en el 2016. Este año se autorizaron 645 nuevas hectáreas al superar las ventas interanuales de agosto del 2016 el 1%, mientras que para el 2018 el crecimiento deberá volver a ser de 387 hectáreas como máximo (0,6%). En total, Rioja habrá crecido en 1.419 nuevas hectáreas en el trienio 2016/2018.
2 Rendimientos de producción
El acuerdo regulaba también los rendimientos de producción para el trienio 2016/2018. El primer año de aplicación se acordó el 107% en campo y 71% en bodega, que se cumplió. El segundo vino condicionado por la helada y se modificó el acuerdo previo -que debería haber sido también del 107% en campo y 72% en bodega-, con el 115% en las zonas no heladas, del 90% en las intermedias y del 70% en las más afectadas.
3 Revisiones en función de la ratio
El acuerdo de rendimientos estaba condicionado a la evolución de la producción y de la comercialización (la ratio). Partiendo de un punto de equilibrio de 2,9 (relación entre existencias y salidas), si está por debajo a 31 de diciembre, el rendimiento para la campaña 2018 sería del 107% en campo y del 72% en bodega, mientras que, en caso de estar por encima, sería del 100% y 70%. Tal y como están las cosas, la ratio estará claramente por debajo del 2,9 a 31 de diciembre.
4 Promoción
El acuerdo regulaba también un compromiso para la aportación de bodegas y productores en promoción, que sería como la del 2015, más un presupuesto adicional de entre uno y 1,5 millones anuales para invertir en el impulso a los blancos de Rioja en el mercado nacional. Este punto se mantiene, por tanto, tal y como está en la actualidad.

En este sentido, Ezquerro advierte de que «quizá el 60% de las nuevas plantaciones podría irse a Navarra y, de la misma forma que los repartos del 2016 y 2017 no han sido justos e intentamos paralizarlos, podríamos tener también problemas el año próximo».

¿Más rendimientos?

La propuesta de paralización debería enviarse al Ministerio de Agricultura antes del próximo 1 de noviembre para lo que es necesario un acuerdo del Consejo Regulador y así se planteará en el pleno del próximo día 25. ARAG-Asaja señala que «tenemos reuniones de ejecutiva y directiva sobre este asunto, pero a priori somos partidarios de cumplir el acuerdo como estaba», explica José Antonio Torrecilla, secretario general del sindicato. En este sentido, las bodegas del Grupo Rioja, preocupadas por la falta de vino tras las escasa cosecha, se habrían mostrado dispuestas a aceptar la paralización del reparto pero a cambio plantearían un aumento de los rendimientos máximos, desde ya, para la campaña próxima y que, de partida, estarían fijados en el 107% en campo y el 72% en bodega: «Nosotros estudiaremos la solicitud de las cooperativas y evaluaremos la situación con los datos de vendimia que prácticamente ya está finalizada», se limitó a comentar ayer Íñigo Torres, gerente del Grupo Rioja.

Relacionado

Sí fue más allá José Antonio Torrecilla: «Plantear ahora mayores rendimientos de producción -explica-, con las dificultades de esta campaña, con la sequía y, sobre todo, cuando todo está por ver sobre cómo reaccionarán las cepas para el año próximo, no nos parece oportuno». «Por ello, a priori, en ARAG-Asaja somos partidarios de cumplir el acuerdo como estaba», insiste.

Para la modificación son necesarios al menos 150 votos, que suman Grupo Rioja, cooperativas y Asaja.

Herranz anuncia que se podrán limitar los futuros repartos

La eurodiputada del PP de La Rioja, Esther Herranz, aseguró ayer que el reciente acuerdo alcanzado en la UE para solucionar los problemas derivados de la aplicación de la PAC repercute directamente en La Rioja, porque «se da respuestas a las grandes reivindicaciones que teníamos con el sector vitivinícola». El pasado jueves se alcanzó un acuerdo en Bruselas entre el Parlamento, el Consejo y la Comisión Europea sobre el componente agrícola del reglamento 'Omnibus' y que introduce cambios en la PAC del 2018. Según la eurodiputada riojana, se podrían poner límites, tanto mínimos como máximos, en los repartos de nuevas superficies de viñedo, lo que solucionaría los problemas que ha habido en el 2016 y el 2017. También se podrá primar a los jóvenes viticultores y se excluye totalmente a los titulares de viñedo ilegal.

Fotos

Vídeos