«Europa mantiene la liberalización de plantaciones de viñedo para el 2030»

Ricard Ramón, ayer en la jornada de La Grajera. :: justo rodríguez/
Ricard Ramón, ayer en la jornada de La Grajera. :: justo rodríguez
Ricard Ramón Miembro de la Dirección de Agricultura de la Comisión Europea

Ricard Ramón explicó ayer en Logroño la propuesta de la Comisión Europea sobre la reforma de la PAC para el periodo 2020/2027

A. GILLOGROÑO.

«La Comisión Europea sigue contemplando la liberalización de plantaciones de viñedo para el año 2030». Es una de las conclusiones que Ricard Ramón, jefe de Unidad Adjunto de Análisis y Perspectivas de la Dirección General de Agricultura de la Comisión Europea (CE), expuso ayer en Logroño en una jornada sobre las propuestas comunitarias de reforma de la PAC para el periodo 2020/2027 invitado por la Consejería de Agricultura. Ricard confirmó, en este sentido, que los retoques de la OCM del Vino se ciñen básicamente a la permisividad de variedades de uva híbridas para afrontar el cambio climático -algo que en Rioja se ve con recelo- y a una mayor flexibilidad a la hora de catalogar como vino los de bajo contenido alcohólico e incluso sin alcohol.

- ¿Es la reforma de la PAC un momento para revisar la liberalización de plantaciones de viñedo prevista para el 2030?

- Ésa es una cuestión de los estados y del Parlamento europeo. De momento, la Comisión mantiene la fecha del 2030 y en su propuesta de reforma no ha contemplado una revisión de este principio. En este sentido, se mantiene el aspecto liberalizador de las últimas reformas.

«España no sale mal parada en presupuesto con el nuevo contexto financiero que tenemos»

«El Plan de Apoyo al sector Vitivinícola garantiza 202 millones anuales hasta el año 2027»

- ¿Hay buenas noticias para el sector vitivinícola con la PAC?

- Yo creo que sí. El punto de partida era difícil, con mucha presión presupuestaria para políticas migratorias, seguridad... y sobre todo los 12.000 millones de euros que dejará de aportar Reino Unido. En este contexto, el Plan de Apoyo al Sector Vitivinícola garantiza una ficha financiera de 202 millones de euros anuales para España hasta el año 2027, es decir, un recorte bastante moderado del 3,5%.

- ¿Hay más cambios en el programa?

- Básicamente uno, que va ligado al conjunto de la reforma agraria. Se mantienen las líneas del Programa de Apoyo al Sector Vitivinícola, como la promoción en países terceros, ayuda a inversiones en bodega, reestructuración de viñedos y destilaciones y la novedad reside en que se incluirá la obligación de compatibilizar las propuestas con medidas sostenibles y ambientales.

- ¿Cómo afectarán los recortes presupuestarios a la agricultura y ganadería?

- Como decía, con el nuevo contexto en que estamos, creo que España no sale mal parada. En el primer pilar, los pagos únicos, se limitan los recortes para nuestro país al 3,5%, por lo que creo que podemos estar satisfechos, ya que en otros como Italia, Francia o Grecia aumentan hasta el 3,9%. Es cierto que en el segundo pilar, el desarrollo rural, el recorte es mayor [un 15%], aunque también se abre la vía a la cofinanciación de los estados, con lo que serán estos los que podrán limitar el impacto.

- ¿Cómo se afronta este recorte presupuestario?

- Con una propuesta diferente. En primer lugar, se han limitado las ayudas a un tope máximo de 100.000 euros y, a partir de 60.000 se establecen coeficientes regresivos. Es decir, pretendemos afinar mejor la distribución de recursos y beneficiar a la pequeña y mediana explotación, que es la estratégica para el conjunto de Europa. En segundo, tendremos una PAC más ambiental, pero en lugar de incidir en las normas, en los requisitos exigibles, se van a pedir resultados a los estados. Es decir, hay un cambio de filosofía sobre los 60 años de historia anteriores de aplicación de la PAC. En definitiva, el pago verde desaparece y se integra en una condicionalidad de resultados, muy ligada a la aplicación de nuevas tecnologías agrarias para reducir costes y mejorar la eficiencia ambiental. El tercer punto sustancial es el cambio de modo de trabajo. Damos a los estados más responsabilidad a la hora de escribir la letra pequeña, con el desarrollo de un Plan Estratégico Nacional para conseguir una mejor eficiencia.

- Precisamente el sector agrario advierte del riesgo de renacionalización de la PAC y que pierde el objetivo principal: ser 'común'.

- No creo que ese problema exista. Cada país, cada estado, elaborará efectivamente un Plan Estratégico Nacional, pero es la Comisión Europea la que debe aprobarlo. Es decir, vamos a aprobar los planes, pero también a exigir que se hagan de acuerdo a los criterios de la propia normativa comunitaria, por lo que creo que existen plenas garantías.

- La Rioja, la Consejería, demanda precisamente mayor subsidiariedad, decisión, a la hora de decidir las prioridades en los repartos de plantaciones de viñedo. ¿No es contradictorio que la CE siga marcando las directrices en este caso cuando la PAC quiera focalizar más la decisión de las políticas?

- Efectivamente, eso no se modifica en la OCM del Vino. Entiendo la reflexión, pero en el caso de la OCM del Vino está planteada desde la perspectiva de un mercado común y hay un interés y voluntad clara de mantener la equidad y las reglas de juego comunes. Efectivamente, no se plantea ese principio de subsidiariedad en la OCM ni para el vino ni para otros sectores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos