Grupo Rioja aspira a crecer en plantaciones «hasta equilibrar Rioja»

La organización bodeguera organiza una jornada para explicar el nuevo 'stock cualitativo' y sobre cómo lograr el equilibrio de la DOC

A. GIL LOGROÑO.

Grupo Rioja, la organización bodeguera dominante, en cuya mano estará el futuro acuerdo trienal que renovará el del 2016 y que el sector debe comenzar a negociar para evitar la liberalización de plantaciones antes de fin de año, asegura que el objetivo de sus bodegas «es crecer en plantaciones hasta conseguir el equilibrio de Rioja».

Un equilibrio que, según Íñigo Torres, director general de la asociación, supondría colocar la ratio (la relación entre ventas y reservas) en el entorno de 3 y 3,04 (el año pasado, tras la helada, cerró en 2,64): «Nuestra intención será garantizar un crecimiento ordenado para alcanzar dichas ratios, que son las que el experto Emilio Barco recomienda para evitar las alteraciones importantes de precios».

Grupo Rioja organizó ayer una jornada para sus bodegas asociadas titulada 'Equilibrio en la DOC Rioja: ratio y stock cualitativo', en la que precisamente el profesor de Economía de la Universidad de La Rioja Emilio Barco presentó su trabajo 'Ratio de Equilibrio de la DOC Rioja'.

Asimismo, el director general del Consejo Regulador, José Luis Lapuente, explicó, junto con el jefe de los servicios técnicos de la institución, Pablo Franco, los pormenores y el funcionamiento, a partir de esta misma vendimia, del nuevo stock cualitativo, mientras que la abogada Celia Zorzano, detalló las implicaciones contractuales que tiene la nueva propuesta de almacenamiento: «Es una herramienta nueva, que, aunque compleja, puede ser muy útil vistas las situaciones que hemos vivido últimamente, con la abundancia de vendimia del 2016 y la escasa del año pasado por la helada y la sequía», señaló Torres.

Respecto a la situación general de la denominación, el director general del Grupo Rioja considera que «hemos tenido falta de uva y de vino de la última cosecha, lo que ha repercutido en una rebaja de ventas, aunque afortunadamente más limitada que en el caso de otros competidores».

En cuanto al desarrollo de la campaña actual, complicada por las tormentas y las enfermedades, Torres considera que «pese a la importante cifra de más 7.000 hectáreas de viñedo dañadas, el grado de afectación es muy variable, por lo que entendemos que habrá una buena recuperación y uva suficiente». «La profesionalidad de los viticultores -continúa- con los tratamientos limitará los daños por enfermedades, por lo que creo que la vendimia nos ayudará a equilibrar las existencias de vino».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos