Lo importante no es a qué compañía comprar la luz, sino cuando