El intento de parar las nuevas plantaciones de viña encalla al ligarse a un aumento productivo

Pleno del pasado mes de febrero en la Enológica de Haro, donde se intentó sin éxito paralizar el reparto del 2017. :: M. Herreros/
Pleno del pasado mes de febrero en la Enológica de Haro, donde se intentó sin éxito paralizar el reparto del 2017. :: M. Herreros

El Consejo Regulador debate una propuesta hoy para 'congelar' un año el reparto de nuevoviñedo, pero Grupo Rioja pide, a cambio, ya más rendimientos

ALBERTO GIL LOGROÑO.

Después del intento fallido del año pasado -cuando las bodegas de Grupo Rioja y ABC y Asaja se descolgaron del intento de acuerdo para solicitar la paralización del reparto de las 645 hectáreas de nuevo viñedo del 2017 al argumentar que no había tiempo material-, el sector vuelve a reunirse hoy con una nueva propuesta de paralización, en este caso de las 387 hectáreas del 2018, con tiempo suficiente, pero con pocas garantías de éxito.

ARAG-Asaja presenta hoy una propuesta para tal fin, aunque las cooperativas pondrán otra sobre la mesa en la que, además de la congelación del reparto de viñedo durante un año, se plantea elevar los rendimientos de campaña para el 2018.

PROPUESTAS

uLo que hay pactado y seguirá si no hay acuerdo
El Ministerio debe autorizar 387 hectáreas para Rioja en el 2018. Los rendimientos de campaña acordados son 107% en campo y 72% en bodega. Si la ratio (existencias/ventas) supera el 2,9 bajarían al 105% y 71%.
uLa propuesta de Asaja
Paralizar el reparto de nuevas plantaciones hasta 2019.
uLa propuesta de cooperativas
Paralizar el reparto de nuevas plantaciones y, además, elevar los rendimientos al 115% en campo y 72% en bodega. Si la ratio supera el 2,9 serían del 110% y 72%.

En este sentido, Fecoar, con el apoyo de Grupo Rioja, propone subir los rendimientos de campo al 110% más el 5% adicional si la ratio no supera el 2,9 a finales de abril. Algo que, salvo cataclismo de ventas, no se producirá, con lo que lo que se plantea es un rendimiento del 115% para la campaña del 2018. «Nosotros estamos a favor de cualquier propuesta de paralización del reparto de viñedo, como intentamos hacer en el 2017, pero para conseguirlo es necesario que Grupo Rioja diga 'sí' y por eso la propuesta de rendimientos», explica Fernando Ezquerro, presidente de las cooperativas riojanas (Fecoar).

Lo cierto es que sin el Grupo Rioja (79 votos de los 100 del sector comercial) no hay acuerdo posible, por lo que la más 'factible' sería la propuesta de las cooperativas. Necesita al menos 150 votos para lo que parece preciso el concurso o, cuando menos, la abstención de ARAG-Asaja e intentar un acuerdo con otras asociaciones minoritarias. Ahora bien, el sindicato mayoritario tiene claro su voto: «Este año fuimos sensibles cuando modificamos las normas de vendimia por la helada», explica Igor Fonseca, «pero ahora no podemos fijar desde ya rendimientos para el año próximo con la helada y la sequía que hemos vivido». «Nuestro voto -añade-, si se mezclan ambas cuestiones, será negativo». Asaja sí considera que la paralización de plantaciones es necesaria: «Es cierto que se ha mejorado respecto al 2016 y 2017, pero aún así se sigue excluyendo a muchos viticultores profesionales y, además, mientras en La Rioja y Álava se han limitado las solicitudes a explotaciones un máximo de 21 hectáreas, en Navarra pueden optar hasta 49,5, con lo que la mayoría de las nuevas plantaciones irán para allí».

Íñigo Torres, gerente del Grupo Rioja, confirma que sus bodegas quieren desde ya el aumento de rendimientos: «Rioja lo necesita tras la cosecha que hemos tenido, con una ratio incluso por debajo del 2,7». «Independientemente de las plantaciones -continúa-, son necesarios mayores rendimientos, por lo que, si no los hay, será muy difícil que votemos a favor de la paralización».

La propuesta de cooperativas y Grupo Rioja tampoco contará con el apoyo de Bodegas Familiares de Rioja (BFR-Provir), que introduce un nuevo tema sobre la mesa: «Estamos a favor de la paralización de plantaciones a la espera de que pueda haber limitaciones máximas al reparto y hacer borrón y cuenta nueva del 2016 y 2017», explica Juan Carlos Sancha. «Pero lo que no puede ser -continúa- es que se plantee a votación una revisión del acuerdo del 2015, con rendimientos incluidos, y no se nos informe de nada hasta ver que entre las tres grandes organizaciones no tenían los votos suficientes». Sancha lamenta que «se negocie, en lugar de en las comisiones del Consejo Regulador, fuera de ellas cuando representamos a 150 bodegas a las que entendemos que se debe un respeto».

UAGR y UPA

La UAGR dejó claro ayer también que apoyará la paralización de nuevas autorizaciones de viñedo a la espera de que, a partir del 2019, se pueda establecer un límite máximo de hectáreas por solicitante, aunque sobre el tema de rendimientos también tiene claro que «no toca». «En mayo -explica José Luis Pisón- veremos cómo están las viñas y será el momento de hablar de ello; ahora, no estamos dispuestos». Por último, UPA se muestra también partidario de aplazan un año las plantaciones, pero considera «que nos es momento de hablar ahora de rendimientos, cuando tenemos pendiente también un stock regulador», dijo ayer su vocal, Eusebio Fernández.

Más

Fotos

Vídeos