Laveta y Otazu se unen para crear unas gafas de sol con madera de barrica

Laveta y Otazu se unen para crear unas gafas de sol con madera de barrica

Bodega Otazu y Laveta Eyewear han colaborado en la creación de unas gafas de sol de autor elaboradas artesanalmente con madera de roble francés

Cada fase del proceso de elaboración de un vino influye de manera determinante en el resultado final. La madera de roble francés de las barricas de Bodega Otazu suma nuevas características a la personalidad de sus vinos y ahora también a las gafas de la última edición limitada de Laveta Eyewear. Esta empresa andaluza lanza dos diseños unisex cuyas monturas están elaboradas con madera de las duelas de las barricas que han criado el vino de la bodega navarra y lentes de alta calidad, en los que se aúna la pasión por la tradición y la producción ecológica y artesana de ambas firmas. Una edición limitada de 20 gafas que está disponible en la web de la firma andaluza (www.lavetaeyewear.com) y en Bodega Otazu.

Los modelos unisex Terral y Taró de la marca de gafas Laveta nacen inspirados por una de las catedrales del vino de la Denominación de Origen de Navarra: Bodega Otazu. Un señorío de ensueño situado en el valle de Exaurri donde hace 25 años se recuperó el amor por el arte de hacer vino, al mismo tiempo que se cultivó la pasión por el patrimonio, la naturaleza y el arte contemporáneo como señas de identidad. Un cóctel exquisito para estas piezas que lanza la marca artesana andaluza, caracterizada por la exclusividad. Las Terral (nombre que recibe en Málaga el viento que viene de la tierra) salen al mercado por 249 euros y el diseño de su montura es redondeado. Las Taró (que toman el nombre de la espesa niebla que se forma en las costas malagueñas durante el verano), con un diseño más cuadrado, tienen un precio de 269 euros y llevan lentes polarizadas. Todas las lentes montadas por Laveta son Carl Zeiss y cuentan con protección total contra la radiación solar UV.

La filosofía ecologista de Otazu y Laveta también se ha fusionado en este proyecto, ya que en el proceso de producción de las gafas se ha mantenido la huella del vino en la madera, no se han utilizado productos tóxicos o agresivos, como los aerosoles. Todas las gafas se han hecho a mano en Andalucía, tienen un acabado ecológico e hipoalergénico con aceites naturales y cera virgen de abeja, y son resistentes al sudor y a la saliva según la norma DIN 53160. Este artesanal método de elaboración hace que cada montura sea singular y única, la tonalidad del roble dependerá del tipo de evolución y el ciclo de vida que ha seguido la barrica y el vino que ha albergado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos