El vino más vendido en alimentación en España está en Mercadona

El parque de barricas, con 30.000 unidades, en las instalaciones de Aldeanueva de Ebro. :: /Justo Rodriguez
El parque de barricas, con 30.000 unidades, en las instalaciones de Aldeanueva de Ebro. :: / Justo Rodriguez

Ontañón comercializa hasta 12 millones de botellas de Rioja como interproveedor de Mercadona | La bodega familiar se ha convertido en uno de los 5 'grandes' del sector del Rioja, con un crecimiento paralelo al de la propia cadena de distribución

J.A.R.Logroño

Hace 30 años Juan Roig (Mercadona) era un empresario desconocido. Había heredado una cadena de diez supermercados en Valencia pero hoy es responsable de 1.600 establecimientos, con 79.000 trabajadores y una cifra de negocio de 20.000 millones de euros anuales.

Roig se rodeó en sus comienzos de un pequeño grupo de empresarios de confianza, entre ellos Gabriel Pérez Marzo (Bodegas Ontañón) a quienes confío un proyecto, casi un sueño, que le ha llevado a dirigir el grupo líder de la distribución alimentaria española. Una osada aventura en un mercado copado por grandes grupos internacionales, franceses y alemanes:«Roig apostó por un pequeño grupo de empresarios, grandes trabajadores», recuerda Raquel Pérez Cuevas, hija de Gabriel, que actualmente con sus hermanos Rubén (enología) y Leticia (calidad e innovación) conforman la siguiente generación de Bodegas Ontañón.

Opinión

Máquina de llenado, que elimina el oxígeno de los botellas, una de las últimas inversiones de Ontañón.
Máquina de llenado, que elimina el oxígeno de los botellas, una de las últimas inversiones de Ontañón. / J.R.

Eso sucedió hace 26 años y Ontañón ha pasado de ser una pequeña empresa familiar a una gran bodega, familiar también, pero con capacidad para elaborar diez millones de litros, la quinta compañía que más Rioja vende: «Las instalaciones de Aldeanueva de Ebro son del año 2002 y, desde entonces, estamos metidos en un proceso de renovación y mejora continua, tanto en campo como en bodega», explica Raquel Pérez Cuevas.

«Para que te hagas una idea -continúa-, hemos invertido más de seis millones de euros en los últimos cinco años en proyectos de investigación, innovación y mejora y no sólo en producción, sino también en el viñedo con numerosos programas de viticultura de precisión».

La bodeguera tiene claro que En Rioja «deben convivir muchos tipos de vino: exquisitos, incluso de lujo, pero también un Rioja de consumo diario, de calidad, pero accesible». «Si de algo estamos orgullosos -agrega- es de haber llegado a prácticamente todos los hogares de España con Comportillo».

«En Rioja no sobra nadie: tiene que haber vinos exquisitos pero también de consumo diario»

Gama de Comportillo, jóvenes, crianza, reserva y gran reserva.
Gama de Comportillo, jóvenes, crianza, reserva y gran reserva. / J.R.

Ontañón vende a Mercadona entre 10 y 12 millones de botellas al año de Comportillo y Arteso, una segunda marca de vinos más 'moderna' (con más estructura) y algo más de precio: «Más del 80% de nuestro negocio es Mercadona», aclara Raquel Pérez Cuevas, «hemos mejorado con ellos y muchos procesos nos han servido también para mejorar nuestros vinos en Ontañón. El trabajar junto a Mercadona nos ha hecho ser más exigentes, sabios y mantener una obsesión continua con la calidad».

Raquel Pérez Cuevas fía el futuro a la relación especial que Roig mantiene con sus empresarios más afines porque: «Sabe cómo trabajamos, qué hacemos..., y, además, hay un contrato firmado que garantiza las inversiones [como interproveedores Mercadona da un plazo de tres años para desengancharse si las partes están descontentas]; cumplimos al 100% con lo que pide: calidad, la mejor posible, y competitividad».

«Nuestro mayor orgullo es que hemos llegado con Comportillo a todos los hogares españoles»

Tren de embotellado en Aldeanueva de Ebro. / Depósitos para elaboración. / El ciclo de la vid, en las vidrieras de Miguel Ángel Sáinz. / J.R.

La gran 'finca' de Ontañón cuando elabora Comportillo y Arteso es el conjunto de la denominación de origen: «Tenemos 300 hectáreas de viñedo, que nos aportan el 20% del aprovisionamiento; el 55% proviene de cooperativas y acuerdos fijos con proveedores y el 20% restante procede del libre mercado», detalla Pérez Cuevas. El principal trabajo de Rubén, su hermano al frente de la enología, es minimizar el impacto meteorológico: «Cada añada es diferente, pero para nosotros intentamos que sea lo menos posible y el vino responda siempre a un patrón de calidad homogénea».

Para ello, Ontañón, además de los depósitos de elaboración -inteligentes para la uniformidad de color y temperatura fruto de otro programa de I+D-, cuenta con grandes depósitos de homogenización de vinos, donde Rubén dirige las mezclas y ensamblajes antes del embotellado: «Te sorprenderías con los resultados de las continuas catas ciegas que hacemos con otros vinos del mercado de todas las categorías de precios», advierte con orgullo la bodeguera. La innovación es clave en Ontañón. La última inversión ha sido un tren de embotellado que elimina totalmente el oxígeno de cada botella antes de su encorchado: «El oxígeno es el principal enemigo de los vinos», aclara Raquel.

«Tenemos 300 hectáreas propias, contratos con cooperativas y viticultores fijos y el resto lo compramos en el libre mercado»

Diez referencias a Mercadona

La máquina, cuyo final concluye con un robot que se encarga del paletizado de cajas, es inteligente y desecha el mínimo error en embotellado, encorchado, encapsulado, o etiquetado. Cualquier mejora productiva, que no influya en los procesos, que no influya en la calidad, por pequeño que sea, es importante para Ontañón, que trabaja con escasos márgenes de beneficio que suple con un importante volumen de botellas: «Desde luego lo que más afecta a nuestro sector es el coste de la materia prima; este año, que la uva ha subido por encima del 25%, el Comportillo joven ha pasado de 1,99 a 2,50 euros la botella».

Ontañón aporta diez referencias de vino de Rioja a Mercadona, aunque hasta 38 si se incluyen las de Ribera del Duero, Rueda, Navarra y el Lambrusco: «Creo que Comportillo es la marca de vino más vendida en la alimentación española, con una mejora constante de la calidad y de los procesos y, para mí, es el trabajo más importante que hemos hecho durante los últimos 26 años», insiste Raquel Pérez Cuevas. Su plantilla asciende a 108 empleados, 70 de ellos en La Rioja.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos