El AVE, no, pero un mejor ferrocarril, sí

Julio Grande, José M.ª Pangua, Éctor Argote, M. Ángeles Alonso y Ángel Pérez, ayer, en el Ateneo Riojano. :: JUAN MARÍN/
Julio Grande, José M.ª Pangua, Éctor Argote, M. Ángeles Alonso y Ángel Pérez, ayer, en el Ateneo Riojano. :: JUAN MARÍN

«Queremos que nos aporte más de lo que nos moleste, mejores servicios», reclaman los miembros de la entidad La Plataforma por el Progreso Sostenible Rioja propone olvidarse de la alta velocidad pero no del tren

DIEGO MARÍN A. LOGROÑO.

La Plataforma por el Progreso Sostenible Rioja ofreció ayer una sesión informativa en el Ateneo Riojano de Logroño para «reflexionar sobre lo que nos han propuesto, que venga el AVE, ¿nos beneficia o perjudica?», planteó M.ª Ángeles Alonso, una de las ponentes y quien tomó primero la palabra. La cita se titulaba 'Afección en La Rioja de los trazados del AVE. Perjuicio o beneficio', aunque lo cierto es que lo expuesto fue, en general, todo negativo, aunque M.ª Ángeles Alonso aclaró de inicio: «No estamos en contra del AVE ni del progreso, al contrario, pero queremos que el ferrocarril nos aporte más de lo que nos moleste, que tengamos mejores servicios».

Al final de la sesión, Ángel Pérez realizó un alegato similar: «Proponemos que se olviden de los cuatro trazados del AVE que han presentado, que se olviden del AVE en La Rioja para siempre, pero que mejoren el servicio ferroviario». Y es que, según expusieron ellos y, sobre todo, el miembro de la plataforma hermana de los Valles Alaveses, Éctor Argote, la mayoría de los AVE construidos en España han tenido un sobrecoste de entre el 30 y el 40%, sólo utilizan este medio de transporte el 8,31% de la población y no es un servicio rentable. A pesar de ello, España es el segundo país del mundo con más kilómetros de alta velocidad, sólo detrás de China y por delante de Japón, Francia, Alemania...

«Supone un gasto excesivo, el AVE es carísimo, sólo 60 kilómetros, en La Rioja, pueden llegar a costar, sin los habituales sobrecostes, 970 millones de euros», advirtió Alonso. Y Ángel Pérez añadió que «el AVE es elitista, los billetes están subvencionados y si costaran lo que cuestan no se utilizaría», además de asegurar que «mientras se construye, el destrozo del viñedo sería brutal».

«No estamos en contra del AVE ni del progreso, al contrario», declaró M.ª Ángeles Alonso

Ese es el principal reparo de la población riojana sobre el AVE, al margen de las dudas que puede generar su uso, bodegueros y otros empresarios turísticos, sobre todo de La Rioja Alta, temen que el paisaje del Rioja se vea seriamente afectado por las insfraestructuras: trincheras, catenarias, puentes, túneles... «El problema de estos proyectos tan grandes es que conllevan problemas sociales», señaló Argote. Y Pérez subrayó: «El paisaje es patrimonio, y además es bonito». Quizá lo más increíble de todo fuesen afirmaciones como las de Pérez y Alonso sobre que alguno de los trazados del AVE a su paso por La Rioja pasan por encima del museo Vivanco, el meandro de Tondón en Haro y por una ermita románica del siglo XII. Por otra parte, también afectarían a mil hectáreas de viñedo, de las cuales la mitad son de alta calidad.

«Los taludes y trincheras está claro que afectarían al microclima y a la fauna», destacó Alonso. También intervino José M.ª Pangua para recordar que «el objetivo del progreso es vivir mejor». Por último, la zamorana residente en Logroño Mariate Sandín contó su experiencia con el AVE en Sanabria: «La comarca ha sido destruida, se han cargado el entorno. Pero aquí estamos a tiempo de parar esto y que no ocurra en La Rioja».

En el turno de preguntas alguien entre el público instó a los políticos presentes, de varios partidos, a «dar la cara y pronunciarse», pero los ponentes lo evitaron justificando que «ese no es el objetivo de la sesión».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos