Año de nieves...

Viñedos nevados, la mañana del pasado miércoles. :: JUSTO RODRÍGUEZ/
Viñedos nevados, la mañana del pasado miércoles. :: JUSTO RODRÍGUEZ

Las nevadas alivian la sequía aunque las podas en la zona helada precisan «cirugía»

A. GIL

Dos fueron los factores críticos de la pasada vendimia 2017: la helada de finales de abril, que se cebó en Rioja Alta y Alavesa y la fuerte sequía que afectó a toda la Denominación. El agua, y las nieves, del invierno alivian las consecuencias de la sequía, tal y como dejó claro ayer David Bastida, director técnico de Bodegas Ortega Ezquerro (Tudelilla): «Las precipitaciones han corregido mucho la situación del viñedo para esta nueva campaña que tenemos por delante».

Sin embargo, en las localidades afectadas por el hielo siguen padeciendo las consecuencias: «Nuestro mayor problema son las podas, retrasadas porque estamos haciendo auténticas cirugías, y no de estética sino de traumatología, para intentar recuperar los viñedos». Son palabras de Isabel Fernández, de Bodegas Abeica (Ábalos), que, junto con David Bastida, valoró ayer lo sucedido en la cosecha 2017, que las Bodegas Familiares de Rioja presentan el próximo lunes a la sociedad riojana.

Además de la sequía generalizada, que convirtió la añada 2017 en la más temprana de la historia, hubo una 'cara' en la subzona Baja y una 'cruz' en el resto, que extenderá sus consecuencias también esta campaña: «En nuestra comarca -insistió Isabel Fernández-, nos acordaremos de esta helada durante generaciones». «Sólo en trabajo de campo -añadió-, se ha multiplicado por tres y todavía no sabemos cómo reacciona el viñedo este año, aunque queremos ser optimistas tras este invierno húmedo».

Respecto a la calidad de los vinos del 2017, ambos bodegueros -que pusieron de manifiesto que la diversidad de Rioja, y más en una cosecha como la pasada, hace difícil una homogeneización- están satisfechos: «Quizá con un poco más de grado por la sequía, pero las familias con viñedo propio, tenemos vinos de muy alta calidad», concluyó Bastida en referencia a su comarca. «Poca cosecha, pero muy apta para el envejecimiento», apostilló Isabel sobre la suya. La calificación oficial, eso sí, se conocerá en unas semanas con los análisis del Consejo Regulador.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos