La niña con nombre de vino

Rioja Sakai, con el Reserva del 2009 de Lecea que guardará hasta los 18 años. En la imagen pequeña, toda la familia. :: l. R./
Rioja Sakai, con el Reserva del 2009 de Lecea que guardará hasta los 18 años. En la imagen pequeña, toda la familia. :: l. R.

Dos japoneses se enamoraron en 2005 de esta tierra. Tanto que llamaron así a su segunda hija: Rioja Sakai

A. GIL

Rioja, la tierra con nombre de vino. Este conocido eslogan dio forma a la, probablemente, mejor campaña turística que la región haya puesto en marcha en su historia. Quizás, si sus promotores hubieran conocido la historia de la familia japonesa Sakai, hubieran encontrado además a los protagonistas ideales para la misma.

Rioja Sakai, una niña nacida en Tokio hace nueve años, visitó con su hermano y progenitores hace unas semanas Bodegas Lecea, donde contó su historia a la familia propietaria: «Los padres visitaron la región en el año 2005 y les encantó hasta el punto de que, en el 2009, cuando nació su segunda hija, decidieron ponerle por nombre 'Rioja'», explica Estela Lecea. «Nos pidieron si sería posible comprar una botella de la añada 2009, la de nacimiento de la niña, pero lamentablemente la cosecha ya estaba acabada». «Sin embargo -continúa-, rebuscamos en el botellero antiguo y... hallamos una».

Rioja Sakai prometió guardar el vino, Lecea Reserva 2009, a buen recaudo hasta cumplir la mayoría de edad, los 18 años, cuando la descorchará en honor a su propio nombre y al de la tierra que enamoró a sus padres.

El padre, Kenny Sakai, nacido en Tokio y directivo de una empresa multinacional que le llevó a recalar en España en la pasada década de los noventa y que ahora trabaja en Michigan (EEUU), explica así el flechazo: «Vivimos en Madrid dos años, pero no fue hasta el 2005 cuando conocimos Rioja en unas vacaciones y, tanto a mi mujer como a mí, nos enamoró el paisaje, el ambiente, la cultura, pero sobre todo la gente...».

Gente del vino, abierta y generosa como la propia familia Lecea, donde recalaron en su segunda visita, nueve años después con la propia niña y su hermano: «Por supuesto que nos gusta y consumimos vino, pero insisto en que lo mejor de esta región son las gentes». Rioja Sakai cumplió así este verano uno de sus sueños: conocer la región con la que comparte nombre y, además de visitar una bodega y guardar como un tesoro una botella de su 'añada' 2009, montar a caballo: otra de sus pasiones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos