lomejordelvinoderioja

ARAG-ASAJA pide que se incluya a los jóvenes profesionales en el reparto de viñedo

  • Rubio ve "inadmisible" que los agricultores con viñedo establecidos en 2015 hayan quedado excluidos en esta convocatoria

La organización agraria ARAG-Asaja exige al Gobierno de España que incluya a los profesionales, especialmente a los jóvenes recién incorporados a la actividad vitícola, en el reparto de autorizaciones de viñedo de 2017.

Así lo han explicado hoy el presidente de ARAG-ASAJA, Javier Rubio, y el secretario general de esta organización, José Antonio Torrecilla, en una rueda informativa que recoge Efe, en la que han detallado la postura de la organización sobre el reparto de las 387 nuevas autorizaciones de plantación de viñedo de 2016 en la Denominación de Origen Calificada (DOCa) Rioja.

A La Rioja, de las 387 hectáreas totales de la Denominación, le han correspondido 362,7; a Navarra, 21 y a Alava, 4.

ARAG-Asaja, ha añadido Rubio, no está de acuerdo con los criterios de reparto de las nuevas autorizaciones de viñedo de 2016, cuyos beneficiarios, en La Rioja, se han publicado hoy en el Boletín Oficial de la comunidad.

Según esta organización, tras la publicación del Real Decreto regulador del potencial de producción vitícola, los criterios que estableció el Ministerio de Agricultura "eran poco ambiciosos y de nulo apoyo a los agricultores profesionales", ha indicado Rubio.

ARAG-Asaja constató esta situación en la convocatoria realizada el pasado mes de marzo, tras la entrada en vigor de la actual Organización Común de Mercado (OCM) del Vino, que pone fin a los derechos de plantación.

A esta convocatoria, se presentaron 1.184 solicitudes, de las que más de la mitad eran jóvenes no profesionales y, además, en este reparto se ha excluido a los jóvenes viticultores profesionales que se instalaron en 2015 con viñedo, lo que para ARAG-Asaja es "inadmisible".

"Confirmadas estas sospechas con los beneficiarios publicados hoy en el Boletín Oficial de La Rioja -ha recalcado Rubio- ARAG-Asaja reitera su solicitud de cambio en los criterios de concesión de las autorizaciones de viñedo al Ministerio de Agricultura para la próxima convocatoria de 2017".

Ha precisado que, entre los beneficiarios, hay solicitantes que han recibido menos de una hectárea y eso es algo que "no aporta competitividad".

Rubio ha recalcado también que ARAG-Asaja ha sido la única organización profesional agraria de La Rioja que discutió la modificación de los criterios de reparto en una reunión nacional entre las OPAS y el Ministerio el pasado día 12, tras la que logró que éste considere la necesidad de modificar los actuales criterios.

También ha valorado la actitud del consejero de Agricultura de La Rioja, Iñigo Nagore, al solicitar al Ministerio que reconsidere los criterios de reparto.

El presidente de ARAG-Asaja también ha criticado al resto de organizaciones agrarias en el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada (DOCa) Rioja y ha dicho que, si por su voto fuese, hubieran provocado este año en Rioja 3.500 hectáreas de viñedo, en lugar de las 387 que se han repartido.

ARAG-Asaja pide al Ministerio que se incluya, como criterio de admisibilidad, la capacidad y competencia de profesionales, de forma que el reparto se dirija a explotaciones profesionales, con la suficiente experiencia, y se mejore su competitividad y mantenimiento del tejido rural, ha precisado Torrecilla.

También solicita el reconocimiento, como jefe de explotación, de los jóvenes agricultores de los programas de Desarrollo Rural.

Esta organización también pide que, entre los criterios, se consideren prioritarias las explotaciones vitícolas que, en el momento de presentación de la solicitud, se ajusten a unos umbrales de terminados, de forma que se dé prioridad a las explotaciones vitícolas que tienen experiencia y medios suficientes porque ello permitirá "un reparto más equitativo", ha indicado Torrecilla.

Se trata, ha recalcado, de que el Ministerio corrija el problema ocasionado en Rioja en esta primera convocatoria, de manera que se valore la valoración de la viticultura profesional y se favorezca un reparto más igualitario, lo que es "clave para garantizar el futuro del sector y del desarrollo rural de la región".

Si se mantienen los actuales criterios para la convocatoria de 2017, ARAG-Asaja ha pedido a la Consejería de Agricultura de a Rioja y al Ministerio que establezcan elementos de control adicional para poder comprobar, con mayor eficacia, el cumplimiento de determinadas condiciones, ha informado.

Entre éstas, están la de jefe de explotación, disponibilidad de contratos de arrendamiento liquidados o alta en la régimen especial agrario de la Seguridad Social, en ambos casos con fecha anterior a la de la solicitud de las nuevas autorizaciones administrativas, ha indicad Torrecilla.

También insta al Ministerio a que se diferencie entre autorizaciones de viñedo para pasto de monte de parcelas que están en el monte y que son arables.

Rubio ha incidido en que Rioja tiene que tener mecanismos de "blindaje" como el acuerdo alcanzado a tres años en el Consejo Regulador para limitar la ampliación de masa vegetal a 387 hectáreas en 2016 y a unas 600 el próximo año para evitar una entrada "masiva" de viñedo en la DOCa Rioja en 2013.

Insiste, ha concluido, en que los criterios de reparto deben primar al agricultor profesional.