lomejordelvinoderioja

Conde de los Andes, enoturismo y nueva bodega de vinificación

Bóveda del calado principal. :: L. R.
Bóveda del calado principal. :: L. R.

Conde de los Andes, la histórica bodega adquirida en el 2014 por Julián y Javier Murúa, se ha convertido en la 'niña de los ojos' de la compañía. Tras una fuerte inversión en ampliación y rehabilitación, los calados de Ollauri, únicos en España y quizás en el mundo, están abiertos al enoturismo. Conde de los Andes se fundó en 1896 como Bodegas Paternina y la familia Murúa adquirió además otros dos edificios anexos también con calados históricos para comunicarlos al de Paternina y completar un recorrido subterráneo de más de un kilómetro.

En las cavas duerme medio millón de botellas, entre ellas las últimas añadas del siglo XIX de Paternina, que, en el silencio, la oscuridad y la uniforme temperatura de la roca se conservan vivas. Ahora comparten espacio con las nuevas vinificaciones de Conde de los Andes: «Aprovechamos los edificios anexos para hacer una nueva bodega y, aunque relanzamos la marca ya en el 2014, fue en el 2015 cuando ya vinificamos aquí por primera vez un blanco que saldrá al mercado en abril y un tinto, para finales de año, con los que estamos muy satisfechos», explica Javier Murúa.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate