lomejordelvinoderioja

Los polifenoles dan de comer al cerebro y previenen enfermedades neurodegenerativas

Los polifenoles dan de comer al cerebro y previenen enfermedades neurodegenerativas

  • Se está celebrando en Logroño el Congreso Internacional "Wine and health" que congrega a más de 200 especialistas procedentes de diversos países

El doctor del Hospital Clínic de Barcelona Emilio Ros ha asegurado hoy que los alimentos ricos en polifenoles, presentes en el vino tinto o el blanco fermentado, son los mejores para "dar de comer al cerebro" y consiguen mejorar la función cognitiva y prevenir las enfermedades neurodegenerativas.

Ros ha intervenido en Logroño en el Congreso Internacional "Wine and health" (Vino y salud), que es la primera vez que se celebra en España y que congrega a más de 200 especialistas procedentes de diversos países, quienes han expuesto las nuevas líneas de investigación y los últimos estudios científicos vinculados a los efectos del vino en la salud.

Este investigador del CIBERobn del Instituto de Salud Carlos III ha analizado la incidencia de algunos componentes de la dieta mediterránea como forma de prevenir demencias y otras enfermedades, como los polifenoles, que son sustancias que se encuentran en los alimentos y que tienen una acción antioxidante.

Ha reconocido que las evidencias actuales son "muy débiles" en humanos porque hay muy pocos estudios clínicos, pero ha precisado que las pocas investigaciones se han centrado en los beneficios de la dieta mediterránea, en la que se incluye el consumo moderado del vino, fijado en dos copas diarias para hombres y una para mujeres.

El grupo de investigación de Ros participó, entre 2003 y 2010, en el estudio PREDIMED (PREvención con DIeta MEDiterránea), con un subestudio mediante el que realizaron un test neuropsicológico a un grupo elegido entre los 7.500 participantes en esta investigación.

Así, comprobaron que la dieta mediterránea permitía mejorar la función cerebral y el deterioro cognitivo relacionado con la edad se reducía, ha añadido.

Por ello, este investigador en nutrición ha insistido en que la dieta y el vino de España son componentes esenciales para "gozar de una buena salud cerebral".

El estudio PREDIMED pretendía valorar los efectos a largo plazo de la dieta mediterránea tradicional sin restricción energética en la incidencia de complicaciones vasculares en pacientes con alto riesgo vascular.

Ros ha indicado que se compararon los efectos de dos dietas mediterráneas: una de ellas suplementada con el consumo de aceite de oliva virgen extra y frutos secos y la otra era una dieta control con un bajo consumo de grasas.

El objetivo era comprobar los efectos de estas dietas en diversas variables de la salud, principalmente las enfermedades cardiovasculares, como infartos o muertes causadas por accidentes cerebrovasculares.

Aunque no hay aún una evidencia científica de "primer nivel", ha recalcado que los antioxidantes presentes en el vino pueden favorecer que se frene el deterioro cognitivo provocado por las enfermedades neurodegenerativas.

Ha explicado que las neuronas degeneran por un "estrés oxidativo" causado en el cerebro, que es el órgano del cuerpo humano que consume más oxígeno.

De este modo, teóricamente, el aporte de antioxidantes tiene una función preventiva, que hay que demostrarlo, algo que aún no se ha podido hacer, aunque existen estudios en la actualidad que analizan la influencia de la nutrición en la función cognitiva.

Este doctor también ha ensalzado las propiedades antioxidantes de otros alimentos, como los frutos secos, especialmente las nueces, que también tienen omega 3; y las frutas, las verduras y el aceite oliva extra virgen, que tiene, además, polifenoles.