lomejordelvinoderioja

El Consejo logra la unanimidad para rechazar el reparto de plantaciones

Imagen de archivo del pleno del Consejo, con el presidente, José María Daroca, de pie. :: M. Herreros
Imagen de archivo del pleno del Consejo, con el presidente, José María Daroca, de pie. :: M. Herreros
  • Las asociaciones exigen cambiar ya los criterios de adjudicación para el 2017 pese a estar el proceso en marcha, incluir a viticultores y bodegas y fijar límites máximos

Después de varios intentos fallidos, prevotaciones y fuertes discusiones entre organizaciones, el sector de Rioja fue capaz ayer de aprobar de forma unánime un documento que, si bien no es todo lo rotundo que algunas organizaciones esperaban, rechaza el reparto de nuevas plantaciones seguido en el año 2016 y también la repetición de criterios para el 2017 que, en principio, sigue excluyendo a los viticultores del grupo prioritario para acceder a nuevos permisos de plantación.

El acuerdo, pese a que el propio sector es consciente de que es prácticamente imposible que el Ministerio dé marcha atrás, pide que se revisen los criterios de reparto ya para el 2017 -todo el mundo da por hecho que se cambiarán para el 2018- para evitar lo sucedido el año pasado e incluso advierte de que «si no se cambian los criterios ya para este año y su efecto pernicioso sobre los agricultores profesionales de esta Denominación, las asociaciones y organizaciones del Rioja se comprometen a adoptar las medidas necesarias para conseguir ese objetivo».

En este sentido, la Federación de Cooperativas Agrarias (Fecoar) proponía exigir de forma contundente la paralización del reparto en curso si no había cambios, pero finalmente accedieron a 'suavizar' los términos en favor de la unanimidad: «No es lo que queríamos, pero había que intentar que todos estuviéramos de acuerdo». En la misma línea, Juan Carlos Sancha, de Bodegas Familiares de Rioja, que era inicialmente partidaria de un recurso de alzada para paralizar el reparto, celebraba la unanimidad: «Al menos todo el sector rechaza esta auténtica 'chapuza'.

El acuerdo

El documento pactado por bodegas y viticultores consta de tres puntos básicos. El primero manifiesta el «total desacuerdo e indignación del Consejo Regulador por el reparto de autorizaciones de viñedo del 2016, con la exclusión de viticultores profesionales y sociedades de viñedo (bodegas) del mismo». En este sentido, el texto exige a la Consejería de Agricultura riojana, como 'mal menor', «el máximo rigor, exhaustividad en la comprobación y demostración fehaciente del cumplimiento de las condiciones declaradas».

En segundo lugar, el Consejo Regulador reclama la «revisión de los criterios de reparto para el 2017, que se contemple como criterio de admisibilidad que el solicitante tenga capacidad y competencia profesional adecuada, sea viticultor o sociedad de viñedo, y, como criterio de prioridad, la potenciación del incremento del tamaño de las pequeñas y medianas explotaciones».

Asimismo, se pide que se limite la «superficie máxima por beneficiario» y que, cuando ésta se alcance, «el beneficiario quede excluido de futuros repartos manteniendo en todo caso el status quo territorial regional [proporcionalidad entre La Rioja, Álava y Navarra]».

Por último, se advierte de que, «si no se cambian los criterios para el 2017 y su efecto pernicioso sobre los agricultores profesionales continúa, nos comprometemos a adoptar las medidas necesarias para conseguir ese objetivo».