Carlos Echapresto, Premio Nacional de Gastronomía como mejor sumiller

El sumiller Carlos Echapresto. / Jonathan Herreros

La entrega de los premios se celebrará el próximo 25 de septiembre

LA RIOJA

El jurado de los Premios Nacionales de Gastronomía ha concedido el Premio Nacional de Gastronomía 2016 al Mejor Sumiller a Carlos Echapresto, del restaurante Venta Moncalvillo, de Daroca de Rioja

Según explican en la web de la Real Academia de Gastronomía, la profesionalidad de Echapresto ha convertido la bodega del restaurante familiar, con más de 1.300 referencias, en una de las más valoradas de nuestro país. Este galardón reconoce, además, su experiencia como divulgador de la cultura del vino y muy especialmente de los vinos la D.O.Ca. Rioja, a través de su faceta como docente en diversas instituciones y creador de encuentros y cursos de sumillería.

El Premio Nacional de Gastronomía al Mejor Sumiller, que se entregó por primera vez en 2001, lo han recibido profesionales de la talla de Custodio Zamarra, Juan Ruiz Henestrosa, Josep Roca, Mª José Huertas, Mariano Rodríguez y Gemma Vela entre otros.

La entrega de los Premios Nacionales de Gastronomía se celebrará el próximo 25 de septiembre .

Echapresto

Echapresto ha explicado a EFE que para él el Premio Nacional de Gastronomía supone "un reconocimiento de los propios profesionales al trabajo que intento hacer todos los días" aunque "para mí, el vino también es un hobby".

El sumiller riojano ha conocido el fallo del jurado "mientras preparaba el servicio de hoy" y ha admitido que le ha sorprendido "aunque es cierto que sabía que era uno de los tres finalistas".

"Sin embargo, cuando desde un pueblo de 24 habitantes como Daroca de Rioja te colocan como finalista con los sumilleres de importantes restaurantes de Madrid y Barcelona piensas que no te lo darán", ha reconocido, en alusión a las candidaturas de Zalacaín, en la capital española y Vía Beneto, en la ciudad condal.

Por ello, ha incidido, "me hace más ilusión, porque creo que se reconoce la trayectoria de trabajo desde un lugar como este, que no está en los principales circuitos gastronómicos".

Cree que un sumiller "tiene algo de psicólogo" porque "tiene que entender al cliente, intentar que se sienta satisfecho con el vino que recomiendas, que aprecie el servicio e incluso que aprenda de lo que le explicas".

A él, asegura, no le cuesta realizar este trabajo "porque se ha convertido en mi gran hobby" en el que trata de formarse "de forma constante" aunque "el mundo del vino es inabarcable".

Su afición le ha llevado a contar con una de las mayores bodegas de la restauración española, con 1.300 referencias, aunque cree "no es tan importante el número como el poder responder a diferentes criterios de selección y ofrecer en cada momento una gama amplia" de caldos.

De hecho, detalla "hay que analizar en cada momento qué tiene más demanda" para ofrecerlo a los clientes "como ocurre ahora con los 'vinos naturales'", los que proceden de producciones ecológicas "que son una tendencia en estos momentos".

Echapresto recibirá el Premio Nacional de Gastronomía en su categoría el próximo lunes 25 de septiembre, en una gala en la que también se reconocerá el trabajo de difusión de la cultura del vino de la Fundación Vivanco.

Además espera que este premio sea "un espaldarazo" para que la Venta de Moncalvillo se mantenga como el restaurante de un municipio más pequeño con una Estrella Michelín, algo que se conocerá a mediados de noviembre.

Fotos

Vídeos