«Mi objetivo es continuar con el legado de mi padre y de mi abuelo»

Alberto Torroba, director general del Grupo ARGRAF, en las instalaciones de la empresa en Oyón. / A. ARAGÓN

Alberto Torroba - Director general del Grupo ARGRAF | Tras el fallecimiento de Martín Torroba, su hijo toma las riendas de ARGRAF con el reto de mantener el liderazgo en la impresión de etiquetas

I. G.LOGROÑO.

Alberto Torroba es el nuevo director general del Grupo ARGRAF. Coge el relevo de Martín, su padre, recientemente fallecido, con el reto de mantener el liderazgo de la empresa en la impresión de etiquetas en sectores como el vinícola, que representa el 80% de su volumen productivo.

-¿Cómo afronta esta nueva etapa?

-Con mucha ilusión porque es un legado que me han dejado tanto mi padre como mi abuelo. Ellos han hecho crecer esta empresa desde cero y han conseguido en 39 años que nos convirtamos en líderes de impresión de etiquetas de vino, principalmente. Ha costado mucho llegar hasta aquí y mi objetivo es continuar con este legado, seguir creciendo y mantenernos en esa posición de liderazgo. Queremos seguir dando el mejor servicio a nuestros clientes, invertiremos en la tecnología más actual y en todas las innovaciones y procesos necesarios.

LAS FRASES «Mi padre siempre decía que los que nos dedicamos a esto tenemos tinta en las venas, y es verdad» «Actualmente hacemos etiquetas para unos mil millones de botellas y nos gustaría seguir creciendo»

-¿Es una responsabilidad mantener ese legado?

-Mi padre era una figura muy importante para todos aquí. Tenía un carácter muy luchador y gracias a él la empresa ha llegado donde está. Mi objetivo es continuar con esa tendencia y apoyarme en los 145 profesionales de la casa. Hay que tener en cuenta que mi padre fundó esta empresa un año antes de que yo naciera, por lo que he vivido su evolución desde pequeño. Recuerdo que cuando era niño venía simplemente a acompañarle y, cuando ya fui cumpliendo años, comencé a echar una mano en todo lo que podía. Mi padre siempre decía que los que nos dedicamos a este sector tenemos tinta en las venas y efectivamente es algo que se lleva dentro. Es un trabajo que te da grandes satisfacciones. Es una alegría que venga un cliente con una idea en la cabeza y que nosotros seamos capaces de plasmarla en una etiqueta.

-¿Qué volumen de producción tiene ARGRAF actualmente?

-Hacemos etiquetas para unos mil millones de botellas de vino, aparte de para otros mercados como el de las conservas que, si bien suponen menos volumen de facturación, en cuanto a cantidad se encuentran en unos números similares.

-¿Qué papel juegan la innovación y la tecnología en el futuro de ARGRAF?

-Nosotros siempre hemos basado nuestro crecimiento en la innovación tecnológica. Con las herramientas que teníamos hace diez años no podríamos hacer muchas cosas de las que hacemos ahora. Se innova en todas las cadenas del proceso y, por eso, seguiremos esforzándonos en ese sentido para mantener la eficiencia, poder competir y ofrecer precios adecuados a nuestros clientes y, al mismo tiempo, imprimir unas etiquetas de alto valor añadido.

-¿Cuáles son los retos respecto al mundo del vino?

-Siempre hay algunas marcas que se nos resisten y a las que nos encantaría hacer las etiquetas. Aun así, contamos con grandes clientes en Rioja y fuera de la denominación, aunque nuestro principal mercado es el de aquí. Dentro de la DOCa Rioja, nos gustaría seguir creciendo en cuanto a cuota de mercado y conseguir atraer a clientes, aunque somos conscientes de que hay mucha competencia. Tenemos que conseguir que estos clientes sepan cómo somos y que eso les convenza para trabajar con nosotros.

-¿Tienen margen para seguir creciendo?

-Uno de los objetivos que siempre tuvo mi padre es el crecimiento y lo seguiremos manteniendo como algo primordial. Algo que no aumenta acaba disminuyendo y nosotros queremos crecer para continuar siendo líderes. En ello invertiremos todos nuestros esfuerzos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos