Rafael del Rey: «España es la estrella creciente en el firmamento de los vinos del mundo»

Rafael del Rey, director del Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV)/EFE
Rafael del Rey, director del Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV) / EFE

El director general de la Fundación Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV) apuesta por la proyección de futuro de los caldos del país

LA RIOJALogroño

El director general de la Fundación Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV), Rafael del Rey, sostiene que «España es la estrella creciente en el firmamento de los vinos mundiales y lo va a ser mucho más en el futuro», por su capacidad de desarrollar vinos de alta gama y otros menos complejos.

Así lo explica en una entrevista con Efe dentro del IX Simposio Mundial del Vino Master of Wine, que reúne, hasta el próximo día 17, en Logroño y por primera vez en España, a cerca de medio millar de los mejores profesionales del mundo del vino -prescriptores, sumilleres, importadores, consultores, enólogos- de 35 países.

Del Rey ha expuesto hoy su visión sobre la posición de los vinos españoles en el contexto internacional en este Simposio, que organiza Institut of Master of Wine, considerado el club de vino más importante del mundo, y que patrocina la Fundación para la Cultura del Vino, de la que él es gerente.

Además

«España está desarrollando una gran cantidad de grandes vinos, y cada vez más, porque nos estamos dando cuenta de que estamos a un nivel muy similar al de los grandes vinos del mundo», asegura Del Rey, quien añade que «cada vez se está desarrollando más ese tipo especial de distribución en los segmentos mas altos del mercado».

Además, al mismo tiempo «se están desarrollando muchos vinos, muy competitivos, en segmentos más populares, que también requieren de vinos ricos, a lo mejor, menos complejos, para atender las necesidades de una gran parte del mercado«, explica este especialista en el ámbito vitivinícola español.

Dos ligas

El sector vitivinícola español, según Del Rey, «juega en las dos ligas y en las dos se puede crecer muchísimo y se puede tener mucho éxito en los próximos años».

En su opinión, «los vinos españoles son muy reconocidos en el extranjero, levantan mucha expectación y curiosidad y ello justifica la celebración de este Simposio en España, que, en el ámbito vitivinícola, va ser de los países más importantes del mundo en los próximos años».

En este contexto, destaca la importancia de la celebración en España de este congreso, que permitirá apreciar, a medio y largo plazo, que ha representado «un antes y un después para el prestigio y el conocimiento de los vinos españoles de calidad», dado que el medio millar de asistentes son influyentes prescriptores internacionales de vino que «tienen mucha curiosidad por saber lo qué va a pasar a futuro con los vinos españoles».

«Es una grandísima oportunidad para explicar lo mejor que se está haciendo en los últimos años y mejorar sensiblemente el reconocimiento de los vinos de calidad españoles en el mudo», subraya Del Rey.

También asegura que, tanto en el vino como en otros sectores, «nos empezamos a dar cuenta de que en España tenemos productos de maravillosa calidad» y, en el caso del primero, es «perfectamente homologable a los mejores vinos del mundo» por «sus extraordinarios niveles de calidad».

«Muchas veces -añade- no tenemos el atrevimiento de salir a vender estos vinos como lo hacen nuestros colegas (en el extranjero) porque no creemos en nosotros mismos, aunque esta realidad, afortunadamente, está cambiando», gracias a una concienciación, cada vez mayor, de la necesaria internacionalización.

Dos retos

Explica que, por el análisis que se realiza en el Observatorio del Mercado del Vino, España tiene dos grandes retos en este ámbito, como es exportar una mayor cantidad de vinos de calidad para abastecer los lineales, las grandes tiendas, los distribuidores, las grandes cadenas de restaurantes en el mundo porque «no basta con tener dos o tres botellas de un grandísimo vino».

El segundo reto importante, de acuerdo con ese análisis, estriba en que también «hay mucho vino de lo que popularmente se denomina vino más normal, de entrada de gama, para atender a consumidores no tan entendidos en vino, pero que les gusta un vino rico«.

Dentro de este segmento, cree que «existen grandes marcas, cada vez mejor distribuidas, y tremendamente competitivas, que también están teniendo un desarrollo extraordinario en los últimos años».

En su opinión, tanto en el polo de los grandes vinos de calidad, «a precios muy interesantes», como en el de entrada de gama, «España tiene mucho que desarrollar en los próximos años y los pasos se están dando».

«La fuerza comercial de las bodegas españolas, la manera en la que nuestras empresas están conociendo los mercados internacionales, el reconocimiento de los vinos españoles en el exterior -asegura Del Rey- son pasos que se están dando ya para tener un desarrollo extraordinario en los próximos años».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos