Los rendimientos amparados serán de al menos el 107% de uva

Trabajo exhaustivo para reconducir los sarmientos. :: sonia tercero
/
Trabajo exhaustivo para reconducir los sarmientos. :: sonia tercero

Los técnicos confirman que la helada sigue pasando factura, pero creen que, si todo va bien, la cosecha será normal... o casi

A. GIL LOGROÑO.

La campaña que viene no será fácil y las negociaciones de los rendimientos de la futura vendimia, tampoco. De momento, hay un preacuerdo entre las organizaciones del Consejo Regulador que parte de un rendimiento amparado para la cosecha del 2018 del 107% en campo, aunque se revisará en primavera, en función de las primeras previsiones de cosecha tras la floración y también el comportamiento de ventas del primer trimestre del año.

Las consecuencias de la helada traspasan la anterior vendimia, ya que hay muchas viñas tocadas en Rioja Alta y Alavesa, que han dificultado y están alargando mucho en tiempo las labores de poda. Eugenio García del Moral, presidente de la Asociación Riojana para el Progreso de la Viticultura (Arprovi), apunta que «además del hielo teníamos un gran problema con la sequía, pero afortunadamente este asunto parece que se está arreglando con el invierno».

En cuanto a las consecuencias de la helada, comenta que «hablamos de más de 20.000 hectáreas afectadas, pero, a mi juicio, hay que distinguir entre vasos y espalderas». «Los vasos -continúa- tendrán menos cosecha seguro, pero en los emparrados se ha puesto mucha vara nueva y tendrán carga productiva». En resumidas cuentas, aunque todavía es muy pronto para trabajar con cualquier tipo de estimación productiva, Del Moral sí se atreve a avanzar que «si tenemos un ciclo normal, yo apuntaría a que la cosecha, en general, puede ser un poquito corta, pero no demasiado lejos de una cantidad normal porque la gente va a intentar además que las viñas produzcan».

LAS FRASES Eugenio García del Moral Arprovi «Si tenemos un ciclo sin problemas, apuntaría a una cosecha un poco corta pero casi normal» Antonio Remesal Ingeniero agrónomo «Hay mucho trabajo, y muy fino, en la poda, pero, si todo es normal, soy optimista»

Rioja Alavesa es, junto con La Rioja Alta, la comarca más afectada por el hielo del pasado mes de abril. Antonio Remesal, ingeniero agrónomo y técnico de la Casa del Vino de Laguardia, no es tampoco pesimista: «La capacidad productiva del viñedo puede llegar a los 9.000 kilos por hectárea en condiciones normales si no se regula con aclareos, por lo que creo que, en general, no habrá problemas para alcanzar los rendimientos».

Remesal explica que la lluvia «ha sido clave porque al agostamiento de la planta en noviembre fue muy duro por la sequía, pero en diciembre y enero hemos tenido agua y parece que en febrero continúa, lo cual es muy positivo». El técnico destaca las dificultades de la poda: «Cada cepa la pide a la carta y la gente va atrasada porque ha preferido la poda tardía para intentar evitar una brotación temprana por el riesgo de una nueva helada». «Mucho trabajo -continúa-, y muy fino, pero, en principio, si todo es normal, soy optimista».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos