Rioja aplaza al martes el pleno sobre la paralización de nuevas plantaciones

Fernando Salamero, presidente del Consejo Regulador, al fondo. :: Miguel herreros/
Fernando Salamero, presidente del Consejo Regulador, al fondo. :: Miguel herreros

La falta de acuerdo, al negarse las organizaciones agrarias a mezclar el tema con rendimientos, lleva a Salamero a retrasar el voto en busca de más tiempo para negociar

Alberto Gil
ALBERTO GILLogroño

El acuerdo para intentar paralizar las adjudicaciones de nuevas plantaciones del año próximo autorizadas en Rioja (387 hectáreas) que pretendía alcanzar ayer en el Consejo Regulador fue imposible ante la negativa de las organizaciones agrarias a mezclar la propuesta con los aumentos de rendimientos de producción para el año próximo.

No llegó a haber votación, ya que el presidente del Consejo Regulador, Fernando Salamero, decidió aplazar la misma y convocar de nuevo a las organizaciones el próximo martes para intentar un acercamiento. En este sentido, se espera para entonces algún nuevo planteamiento que haga mover ficha a las asociaciones del sector, con el fin de obtener los 150 votos necesarios, aunque, tal y como informó ayer Diario LA RIOJA, no será sencillo si no hay modificaciones o nuevas contrapartidas a cambio.

En este sentido, Grupo Rioja, la organización bodeguera dominante -sin cuyo apoyo no es posible sacar ningún tipo de acuerdo- dejó claro que no apoyará la paralización de las nuevas plantaciones sino no se modifican al alza los rendimientos de producción para la campaña del 2018. En este sentido, fueron las cooperativas de Fecoar las que recogieron el 'guante' y propusieron, además de la paralización de las nuevas plantaciones, elevar los rendimientos para la vendimia próxima del 107 previsto al 115% en campo, siempre que la ratio (relación entre existencias y ventas) no supere el 2,9 el próximo mes de abril.

Ninguno de los sindicatos agrarios riojanos, ARAG-Asaja, UAGR y UPA, se mostraron dispuestos a mezclar la negociación de las plantaciones con el incremento productivo al considerar que, hasta que no pase el invierno y comience la primavera, no es posible conocer cómo puede comportarse el viñedo la próxima campaña, por lo que fue imposible cualquier tipo de acuerdo. Así las cosas, de momento los rendimientos acordados para el 2018 siguen fijados de partida en el 105% en campo y 71% en transformación, aunque si la ratio no supera el 2,9 en abril -lo más probable- serían en realidad del 107% y 72%.

De la misma forma, el reparto de nuevas plantaciones, 387 hectáreas en este caso, continúa adelante, aunque todo podría cambiar a partir del martes si se producen acercamientos entre las diferentes organizaciones y llega una propuesta capaz de cambiar las cosas.

De momento, el conjunto del sector productor riojano quiere paralizar durante un año las adjudicaciones de viñedo hasta el 2019, para cuando se espera ya una modificación de la normativa comunitaria que permita fijar máximos en los repartos.

Más

Fotos

Vídeos