La Rioja gastronómica y el salto de su revolución

La Rioja gastronómica y el salto de su revolución

Nuevas estrellas Michelin, aperturas en un tono de modernidad razonable y exquisita, devoción por el vino y pasión por el producto definen el 'boom gastronómico' que vive la cocina riojana en su etapa más dorada

PABLO GARCÍA MANCHALogroño

Quizás no seamos conscientes. O sí. ¿Quién sabe? Pero la realidad es que La Rioja está viviendo una peculiar revolución en uno de sus sectores más cercanos y necesarios en el roce con el vino. La Rioja gastronómica se mueve y lo hace al calor de varias hornadas de cocineros que se han empeñado en redescubrir los matices de una región en la que su líquido fundamental no es precisamente el agua, aunque en muchos restaurantes de ultimísima generación se apueste por el agua del grifo (la que viene de la sierra) para no someter un tanto más a la economía y a la ecología.

La Rioja se mueve y la oferta gastronómica resulta esencial y fundamental para dar cabida tanto a las inquietudes de los nuevos comensales (muchos de ellos admiradores del vino y con ansias superlativas de disfrute) como a la necesidad de los propios cocineros (empresarios gastronómicos) de cultivar su personalidad con la creación de una nueva...

Podrás leer el reportaje completo el domingo 25 de noviembre en el suplemento gratuito que se entrega con Diario LA RIOJA.

 

Fotos

Vídeos