«Rioja optó en su día por ser una DOP grande y ya no es posible volver atrás»

Emilio Barco, con el libro 'Análisis de un sector. Rioja 4.0', editado por Agricultura . :: S. Tercero/
Emilio Barco, con el libro 'Análisis de un sector. Rioja 4.0', editado por Agricultura . :: S. Tercero

Barco actualiza en un nuevo libro la radiografía del sector y propone estrategias, algunas de ellas difíciles, ante el horizonte liberalizador del 2030

ALBERTO GILLogroño

Emilio Barco Royo, doctor en Economía -y, como bien dijo ayer el consejero de Agricultura, Íñigo Nagore, en la presentación del libro 'Análisis de un sector. Rioja 4.0', el mayor experto del sector desde el punto de vista jurídico, económico y social- presentó ayer la última actualización de la monografía más detallada y analítica del principal sector económico de la Comunidad. Un trabajo que comenzó en 1985, con la primera 'radiografía' del vino de Rioja -«hecha a lapicero»- y que se actualiza ahora por quinta vez con los últimos datos del 2017. Su trascendencia, en todo caso, abarca hasta el horizonte 2030, con el reto de la liberalización del viñedo sobre la mesa y con varias decisiones que debe tomar el sector, algunas ya en marcha, para intentar mantener un modelo cuyo éxito se basa en el reparto social de viñedos, vino y beneficios.

- Dice que será su última actualización. ¿Por qué?

- En el 2030 tendré 72 años y ya estoy mayor para un trabajo tan exhaustivo como éste.

- Por primera vez se permite el 'lujo' de plasmar su opinión...

- Así es. Lo hago al final del libro, en un capítulo de 'Adiós', precisamente porque será mi última actualización.

Además

- Intuyo en dicha despedida cierta añoranza del campesino viticultor. ¿Es posible una vuelta al pasado?

- De manera global no, y por eso hay una añoranza. Rioja tiene hoy 65.000 hectáreas, es decir, es demasiado grande para volver atrás, lo que no quiere decir que en términos individuales, como ya hace gente, se puedan hacer cosas diferentes. Hay otro modelo de cultivo, con menor dependencia de fitosanitarios, con respeto absoluto al medio. Es posible, pero no lo es de forma global, aunque sí debería apoyarse y fomentarse.

- Cita una frase en su libro, del expresidente Ángel de Jaime Baró, cuando dijo aquello de que Rioja era una 'gran denominación grande'. Fueron esos años, el final de los 90, el punto de 'no retorno'?

- Sí. Esa frase significaba que íbamos a seguir creciendo en hectáreas, en volumen, que los grandes grupos nacionales iban a invertir aquí... y así ha sido. ¿Se podía haber optado por una DOC pequeña de menos de 40.000 hectáreas? Entonces quizá sí, pero ahora ya no es posible.

- Alude también a la tensión territorial, entre municipios que no pueden crecer y otros que sí. ¿Hay riesgo de ruptura del Rioja actual?

- Efectivamente hay realidades productivas muy diferentes, con pueblos donde no se puede crecer en viñedo y otros en los que sí. Ahora bien, eso necesariamente no debe ser una ruptura. Soy partidario del consenso. Crecer en volumen y/o en valor no debe ser excluyente. Las DOP en su día tuvieron los retos históricos de controlar el fraude, garantizar el origen al consumidor, vincular la actividad al territorio y ahora tienen el nuevo reto de generar valor. Ahora bien, para mí no es suficiente. No me interesa una DOP que genere valor si no lo distribuye en la cadena: desde el campo hasta la mesa de mi casa. Ése es el verdadero reto.

- ¿Es necesario diferenciar claramente producciones y vinos?

- El modelo tradicional segmentaba oferta, demanda y precios con los vinos jóvenes, crianza y reserva. Ahora se propone una nueva categorización complementaria con viñedos singulares, de pueblo y zona. Para mí es bueno.

- ¿Debe acostumbrarse Rioja a pagar diferentes precios por las uvas?

- Eso ya lo decíamos en el libro anterior. ¿Por qué en Rioja nunca ha sido posible producir para tres mercados diferentes, con tres calidades distintas, con 4.000, 6.000 ú 8.000 kilos por hectárea?. Obviamente debe ser así y no vale el café para todos.

- Horizonte 2030: liberalización de plantaciones. ¿Puede Rioja autorregularse para entonces?

- Lo que está claro es que hay que trabajar en estos años ante este posible escenario. Yo expongo el modelo de champagna, que ya se ha autorregulado limitando la superficie con cartografía. Ahora bien, eso es muy duro porque significa que una parcela vale y otra no en un mismo municipio. De todas formas, yo tengo confianza. Si Rioja no hubiera limitado las plantaciones ya tendríamos la liberalización desde hace dos años. El sector supo pactar y no era fácil.

- ¿Subsistirían pequeñas bodegas y viticultores en un escenario de libertad total?

- La premonición de hace tiempo de que Rioja se iba a concentrar en unas pocas bodegas no se ha cumplido y creo que no se cumplirá. Ahora bien, ante la libertad de plantaciones el que se 'librará' es el que tenga vinculación con el comercio, vendiendo vino directamente o vía cooperativa o cosechero o vía contractual con una bodega.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos