Un brindis tan joven como multitudinario

Miles de personas, entre ellas muchos jóvenes, se dieron cita en una nueva edición del Riojano Joven y Fresco. :: sonia tercero

Más de 3.500 personas participaron ayer tarde en la primera cita del año del Riojano Joven y Fresco |En su duodécima edición, esta cata popular reunió 21 bodegas y dio pie a un gran ambiente, tanto en lo meteorológico como en lo festivo

LA RIOJA

El Riojano Joven y Fresco estrenó ayer nueva temporada en Logroño con un nuevo éxito, refrendado por los 3.500 participantes en esta cata popular, una de las más concurridas de nuestro país.

En esta ocasión fueron 21 las bodegas desplegadas en el barrio de Siete Infantes de la capital riojana para dar la bienvenida al verano. Y aunque el estío se está haciendo el remolón, la de ayer fue una tarde soleada y calurosa como pocas en lo que va de año. Razón de más para garantizar, no solo una buena entrada, sino el glamour que suele acompañar al evento. Porque si de algo presume el Riojano Joven y Fresco, además de sus caldos, es de gente joven y 'guapa'.

Precisamente pensando en ellos, en los jóvenes, se ideó esta cata popular en el seno de Diario LA RIOJA y a través de su web lomejordelvinoderioja.com. ¿Su objetivo? Difundir el consumo de vino en la temporada estival entre el público más joven, eso sí, un consumo siempre moderado y responsable.

«¡Es terrible! Hay gente que alucinas». Sobre todo gente joven y acicalada hasta las pestañas

Esta duodécima edición de la popular cata ha contado con el patrocinio del Ayuntamiento de Logroño y el apoyo de las empresas Ramondin y Argraf, ambas relacionadas con el sector del vino. Sus responsables protagonizaron el brindis con el que se dio el pistoletazo de salida a este Riojano Joven y Fresco sobre las siete de la tarde.

Picoteo y merendolas

Para entonces, numerosas cuadrillas empezaban a tomar posiciones a lo largo de las calles Juan II y Alfonso VI, donde se desplegaban las 21 bodegas de la DOCa Rioja participantes en el evento: Bodegas Covila, Bodegas J.E.R., Bodegas Fos, Ramírez de la Piscina, Bodegas Carlos Serres, Street Wines, Bodega Paco García, Gerardo Viteri, Luberri Monje Amestoy, Bodega Murillo Viteri, Viña Ijalba, Perica, Olarra, Viña Encinilla, Olmaza, Bodegas Viña Laguardia, Bodegas Corral, Marqués de Riscal, Bodegas Tarón, Bodegas Pastor Díaz y Bodegas Lecea.

Previo pago de 9 euros y con sus copas de cristal en mano, el público pudo elegir entre cinco vinos, fundamentalmente jóvenes, aunque también los hubo entrados en años de crianza y reserva. En la oferta hubo tanto blancos como rosados, claretes y tintos.

Un mapa de ubicación facilitó el recorrido por el amplio paisaje de la denominación Rioja. Un trayecto donde también hubo paradas para el picoteo. En esta ocasión, los vinos se pudieron acompañar de productos artesanos como las patatas y el chorizo ecológico de Viña Ilusión, las Pafritas, los Calamares de Tricio y los bocados dulces y salados de Flor y Nata. Buena parte de los presentes, conocedores del plan, llegaron bien pertrechados de lo propio para una buena merendola. Desde tortillas de patata, embutidos y queso, hasta emparedados y ensaladilla rusa se vio sobre mesas, bancos y césped, algunas viandas incluso sobre mantelería de cuadros.

El buen ambiente fue in crescendo a medida que las calles acotadas para el Riojano Joven y Fresco se iban llenando. «¡Es terrible! Hay gente que alucinas», se escuchaba para entonces. Gente joven y 'guapa' acicalada hasta las pestañas. Hubo mucho top, sandalia alta y pantalón palazzo, alguna bermuda masculina y, sobre todo, mucha foto grupal y selfie posado. Eso sí, brindando con los Riojas más frescos.

Quienes quedaron con más ganas de cata o les fue imposible asistir aún pueden participar en la segunda cita del Riojano Joven y Fresco, que tendrá lugar el 26 de julio. Entre tanto, disfrutarán del evento en las capitales vecinas de Bilbao (29 junio), Santander (6 julio) y San Sebastián (13 julio).

 

Fotos

Vídeos