El Riojano se despide entre brindis