Los viñedos, un paraíso para los fotógrafos

Los participantes en el VIII Rally Fotográfico del Vino visitan el museo del vino de Aldeanueva de Ebro. / Sonia Tercero

El VIII Rally Fotográfico del Rioja ha reunido esta mañana a 95 fotógrafos dispuestos a redescubrir los rincones de la DOCa Rioja a través de sus bodegas, sus paisajes y sus propuestas enoturísticas.

ÁFRICA AZCONALogroño

El VIII Rally Fotográfico del Rioja, organizado por lomejordelvinoderioja.com de Diario LA RIOJA, , ha reunido esta mañana a 95 fotógrafos dispuestos a redescubrir los rincones de la DOCa Rioja a través de sus bodegas, sus paisajes y sus propuestas enoturísticas. El periplo ha comenzado en la localidad de Aldeaneva de Ebro, donde se produce el 6% de la producción vinícola de la DOCa Rioja y gestionan 44 millones de kilos de uva, según los datos aportados por su alcalde, Ángel Fernández, encargado de darles la bienvienda en el Museo de Vino, una ermita del siglo XV, sitauda en el pleno centro, y una joya para los amantes de la fotografía y el vino.

Buen ambiente antes de salir de excursión.
Buen ambiente antes de salir de excursión. / Sonia Tercero

El Museo que incluye decenas de aperos y útiles tradicionales de labranza y vinificación pronto ha sido el primer escenario de la prueba y de inmediato ha despertado el interés de los participantes y originado los primeros disparos de las cámaras. A continuación y animados por el alcalde, que les ha invitado a callejear «porque cualquier rincón de este pueblo es precioso», han salido a inmortalizar los recodos más interesantes: unos se han dirigido a la iglesia de San Bartolomé y han levantado el trípode ante el imponente retablo; otros han seguido la estela de las obras del escultor Miguel Ángel Sáinz que adorman y convierten Aldeanueva en un museo al aire libre y los más puristas se han lanzado directamente al campo para conseguir la imagen más clásica. «Las hojas de las viñas, al contraluz, quedan más bonitas», ha comentado unos de los participantes.

Varias instantáneas de los participantes en el rally en las bodegas Azabache y Manzanos. / Sonia Tercero

Las lluvias de estos días, especialmente insistentes en La Rioja Baja, dieron paso ayer a un día soleado, «uno de esos con una luz preciosa que te resuelven la foto», han coincidido. El concurso estaba abierto a cualquier fotógrafo aficionado sin distinción de procedencia, y aunque predominaban los riojanos, hubo quien se desplazó desde Álava y Navarra. Entre ellos, perfiles de todo tipo: un profesor de filología inglesa apasionado de la fotografía desde que pasó por la Casa de la Imagen, un jubilado curtido en mil viajes inmortalizados por su cámara, un joven especializado en hacer fotos a chicas para sus 'instagrans', un viejo conocido del concurso empeñado en reunir en una misma imagen con su objetivo de alta 'calibre' el lejano campanario de la iglesia con cercano viñedo que tenía a sus pues, junto a 'Viñedos de Aldeanueva«. La emblemática bodega, con la última tecnología punta en bodegas, abrió sus puertas de par en par sus puertas para ser fotografiada desde cualquier punto de vista. »Cuando crees que tienes una gran foto quizás llega una desilusión y en ocasiones te llevas una sorpresa«, comenta José Mari. »Yo suelo poner el automático y ya está, si me sale mal, la borro«. La mayoría llevaba grandes equipos, maletines con objetivos de todo tipo de tamaños y las últimas novedades en trípodes, de hecho pocos se veían ganadores por el nivel exhibido. Todos volvieron con un cargamento de fotos, pero solo una (además de las mejores por categorías) será la ganadora, con un premio de 500 euros.

Un fotógrafo busca su impronta en la bodega.
Un fotógrafo busca su impronta en la bodega. / L.R.

A continuación han viajado hasta Azagra, donde han visitado las Bodegas Manzanos, donde han podido disfrutar de unas vistas espectaculadores donde los ocres y los amarillos dominaban el horizonte. Y, para terminar, Navarrete, allí han tenido la ocasión de visitar Bodegas Corral (Don Jacobo), donde los participantes disfrutaron de una comida. Allí también han tenido la ocasión de jugar con las luces y sombras en la sala de barricas, incluso ha habido quien se ha animado a visitar las ruinas del hospital del Camino de Santiago.

El Rally del Rioja ha llegado a Bodegas Corral. Parada para comer y beber como se merecen los participantes. / Sonia Tercero

 

Fotos

Vídeos