Semana de pasión... enoturística

Nave de barricas de Bodegas Tobía (Cuzcurrita). / L. R.
Nave de barricas de Bodegas Tobía (Cuzcurrita). / L. R.

Las bodegas ofertan visitas a viñedos, recuperación de tradiciones y actividades para niños | El menú se distribuye por toda la región con planes para familias, catas, calados centenarios, magia, juegos e incluso rutas por lagares rupestres

LA RIOJA

'Atrévete a sentir una bodega'. Es el mensaje con el que Bodegas Riojanas (Cenicero) presenta sus servicios enoturísticos en Semana Santa: «Una experiencia diferente y singular, con una inmersión sensorial en la cultura del vino». La centenaria casa de Cenicero conjuga sus calados centenarios con un circuito didáctico e interactivo de su 'Sala de Sensaciones', un espacio único para que el visitante realice un viaje a través del tiempo y disfrute con los cinco sentidos de las múltiples sensaciones y emociones que convertirán la visita en una experiencia única.

Bodega Classica (San Vicente, perteneciente al grupo Vintae) sigue innovando en su afán de proponer planes que hagan vivir el vino desde diferentes perspectivas. A los almuerzos y cenas entre viñedos, el terraceo o el 'winesketching' se suma un nuevo aliciente: la posibilidad de involucrar a los niños de forma activa en las visitas catadas. Classica ha ideado la actividad 'Los detectives del vino' orientada en exclusiva al público infantil y que se desarrolla en paralelo a la visita. Los niños se convertirán en detectives que tendrán que resolver la 'Misión Porrón'.

Bodegas CVNE ofrece esta Semana Santa un programa de actividades para que pequeños y mayores disfruten de la centenaria bodega de CVNE, en Haro, y de la vanguardista bodega Viña Real, en Laguardia. Para comodidad de los padres, CVNE cuenta con un servicio de ludoteca para niños mayores de tres años. La oferta estándar incluye una visita a la bodega, cata de dos vinos y una tapa. Para los expertos, CVNE organiza las visitas gourmet, con una cata de cuatro vinos acompañados de 4 pinchos.

Bohedal, en Cuzcurrita, recupera las rosquillas y el zurracapote de Semana Santa en sus experiencias

Bodega Carlos Moro renueva también su oferta enoturística para estos días de Semana Santa con tres visitas diferentes por precio y duración, con su impresionante calado de barricas en la misma localidad de los 'Picaos', en San Vicente de la Sonsierra.

También Bodegas Ontañón (Logroño) ha programado para el sábado y el domingo dos 'visitas mágicas' a la bodega/museo con final en la sala de catas. El mago Iceman será el maestro de ceremonias, con una visita el sábado (19 horas) para adultos y otra el domingo (12 horas) para familias con o sin niños.

La 'otra Rioja'

Fuera del circuito 'convencional', Bodegas Familiares de Rioja ofrece también interesantes propuestas por toda la región. En Alfaro, conocido por su colonia de cigüeñas, su patrimonio histórico artístico y se espectacular reserva natural de los Sotos del Ebro, Bodegas Ilurce oferta para los días 29, 30 y 31 de marzo visitas a la bodega.

En Logroño, Viña Ijalba, pionera en la recuperación de uvas autóctonas y en la elaboración de vinos ecológicos, oferta, de lunes a sábado, un recorrido didáctico que comienza en el viñedo ubicado para conocer los trabajos de campo. La visita finaliza en la torre de la bodega con la degustación de dos vinos y un aperitivo.

En Ábalos, en el corazón de la Sonsierra, Bodegas Abeica propone para Jueves Santo, Sábado Santo y Lunes Santo visitas con degustación de vinos, mini-cursillo de cata de tres vinos de la bodega y también cata de tres vinos y mosto con un recorrido por lagares rupestres. Bodegas Castillo de Mendoza (San Vicente) ofrece una visita ecológica, también apta para veganos, con un tour guiado en el que se visitan el viñedo y el fantástico calado de barricas, excavado en roca viva. Bodegas Tobelos (Briñas), con un impresionante mirador a los viñedos del Ebro, propone visitas guiadas a la bodega y cata de dos de sus vinos más representativos.

En el curso bajo del río Najerilla, en San Asensio, Bodegas Perica oferta visitas guiadas a la bodega durante la Semana Santa y el sábado 31 una visita con comida típica riojana en su comedor privado. En las inmediaciones del Camino de la Lengua y de la Ruta de los Monasterios, en Cordovín, Bodegas Florentino Martínez abre sus instalaciones al público el Jueves y el Sábado Santo con visitas a bodega y venta directa de vinos.

También en el entorno del Camino de la Lengua y de la Ruta de los Monasterios, en Baños de Río Tobía, el bodeguero Juan Carlos Sancha oferta la visita a un viñedo centenario y una posterior cata directa de barrica y de tinaja de barro de cuatro vinos de garnachas centenarias. La visita, los días 29, 30 y 31 de marzo y 1 de abril (12 horas), incluye el traslado en todoterreno a los viñedos.

En la zona más occidental de Rioja, al abrigo de los Montes Obarenes y en plena Ruta del Románico (con Haro, Casalarreina y Santo Domingo como referencia), Bodegas Tobía, una de las más reconocidas de Rioja, oferta para el jueves, viernes y sábado, de 10 a 14 horas, una cata de dos grandes vinos de reserva: Óscar Tobía Blanco y Óscar Tobía Reserva Tinto. En la misma localidad, Bohedal Bodega Boutique, pionera en Rioja en el enoturismo familiar, ofrece una auténtica inmersión en la tradición de Semana Santa con rosquillas caseras y zurracapote. El zurracapote se elabora con vino, de la propia bodega Bohedal, azúcar, limón y canela. Los niños son bienvenidos con un taller creativo especialmente preparado para ellos.

Con una viticultura casi salvaje, Hacienda El Ternero es una paraje extraordinariamente bello. La bodega oferta dos actividades para Semana Santa. El viernes 30 (12 horas), 'La curiosa historia de un lugar llamado El Ternero', una visita a los diferentes espacios de la bodega y edificios anexos, con un recorrido histórico del lugar y cata de tres de sus vinos. Y, el sábado 31 (12 horas), una 'Visita Selección' al viñedo y a la bodega.

A escasos kilómetros de Santo Domingo de la Calzada, Finca La Emperatriz es uno de los viñedos más antiguos y con más historia de Rioja. Con un clima extremo y un suelo atípico, la bodega ofrece visitas de martes a sábado al viñedo y una cata en su apacible jardín de tres de sus vinos más representativos con productos locales de calidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos