El tempranillo del siglo XXI

Los ponentes, en la jornada en Riojafórum. :: Justo Rodríguez/
Los ponentes, en la jornada en Riojafórum. :: Justo Rodríguez

La firma ha estudiado 600 cepas, varias de ellas prefiloxéricas, hasta seleccionar trece clones por su idoneidad y calidad para el cultivo Vitis Navarra reúne a 350 técnicos para analizar los resultados de su selección clonal

LA RIOJA LOGROÑO.

«El papel del viñedo viejo será clave en los vinos del futuro y en el futuro de los vinos». La frase de Rafael García, director técnico de los viveros Vitis Navarra, resume las principales conclusiones de la jornada técnica sobre el tempranillo que tuvo lugar el pasado viernes en el Riojaforum de Logroño. La cita congregó a más de 350 técnicos, enólogos e ingenieros agrónomos de Rioja, Ribera de Duero y Navarra principalmente, aunque había también representación de otras zonas vitivinícolas de España.

Durante las diferentes ponencias se analizó el proceso de selección clonal y sanitaria llevada a cabo por Vitis Navarra. Así, Luis Gonzaga Santisteban, profesor titular de Viticultura de la Universidad Pública de Navarra, presentó la metodología seguida para caracterizar los clones agronómica y enológicamente.

Antonio Palacios, profesor de Análisis Sensorial de la Universidad de La Rioja, estableció una relación entre las características de los diferentes clones y los gustos del consumidor, mientras que Manuel del Rincón, asesor del Grupo Pago de Carraovejas, y José Luis Román, técnico de Bodegas Licinia, analizaron la adaptación de los diferentes clones a diferentes zonas climáticas con la vista puesta en el cambio climático. Ambos hicieron hincapié en los criterios de calidad que deben imponerse en el manejo del material vegetal del tempranillo.

Por último, Ángel Anocíbar, responsable de Viñedos, Bodegas e I+D en Abadía Retuerta, explicó el proceso de recuperación de antiguas cepas prefiloxéricas encontradas en un apartado paraje de la finca de la bodega, y Miguel Ángel de Gregorio, propietario de Finca Allende (DOC Rioja), expuso lo que a su juicio constituye la magia del tempranillo: su capacidad de adaptación.

Los ponentes hicieron hincapié también en la importancia de conservar la biodiversidad de las principales variedades autóctonas españolas. Para ello, Vitis Navarra está realizando proyectos para la plantación de bancos de germoplasma, plantaciones que son una herramienta fitogenética que permitirá la adaptación del tempranillo a las necesidades futuras. Vitis Navarra lleva más de dos décadas trabajando en la selección clonal y sanitaria de variedades autóctonas, especialmente tempranillo. En la jornada presentó 13 clones de tempranillo procedentes de viñedos viejos que destacan por sus propiedades enológicas y fenólicas. El trabajo de selección y multiplicación de estos clones dio comienzo en 2007 con más de 600 cepas, muchas de ellas prefiloxéricas, número que se fue reduciendo hasta llegar a 24 clones que destacanpor sus propiedades agronómicas y enológicas. La lista final se redujo a los 13 clones presentados.

 

Fotos

Vídeos