Las tijeras del invierno

Emi corta los tallos jóvenes mientras un chaval observa atento estas labores. :: m.f./
Emi corta los tallos jóvenes mientras un chaval observa atento estas labores. :: m.f.

Cortar los tallos jóvenes de la vid es el primer trabajo que se realiza en las cepas ante la llegada de la nueva temporada Los agricultores podan las viñas desde noviembre a marzo

MARÍA FÉLEZ AUTOL.

La poda en invierno es la acción de cortar los sarmientos, los tallos jóvenes de la vid. La cepa sólo conserva los sarmientos del año anterior y es necesario suprimirlos y conservar sólo las yemas que establece la normativa de cada Consejo Regulador, que en el caso del Rioja varía entre 10 y 12 yemas por cepa. La poda determina tanto la producción final de la vid como la forma que queremos darle. Se trata de una de las prácticas culturales más importantes que realizan los viticultores y se realiza desde finales de noviembre hasta el mes de marzo, justamente en el periodo invernal, cuando la vid permanece en reposo, descendiendo la savia al tronco de la cepa.

Así en muchos municipios ya se van llevando a cabo estos trabajos. Es el caso de Emi que ya lleva semanas haciendo este trabajo en sus viñas de Autol. «Todos los trabajos en la viña son importantes pero de éste va a depender la producción que tengamos en la próxima campaña», explica.

LOS DATOS

10-12
yemas por cepa establece la normativa del Consejo Regulador del Rioja.
3
meses es el tiempo estimado en el que se puede podar la viña, desde finales de noviembre a marzo.

Reconoce que cada vez son más los agricultores que realizan una prepoda a máquina anterior a lo que será la poda tradicional. «Ahora tenemos mucho terreno emparrado y para evitar accidentes y hacerlo más rápido hay unas máquinas que prepodan el viñedo», explica, aunque es algo que no se puede hacer con las cepas plantadas en vaso.

Él nos da sus claves para una buena poda. «Cada uno tiene su forma de hacerla y hay tantas maneras de podar como agricultores pero a mí me gusta hacer el corte inclinado para que cuando llueva no caiga el agua a la primera yema», comenta.

También señala que la poda puede hacerse desde finales de noviembre y que se extienda incluso hasta el mes de marzo. «Según las zonas es preferible hacer las podas más tarde por si llegan fuertes heladas porque con los sarmientos la viña está un poco más resguardada», detalla.

Con respecto a los sarmientos, las cosas han cambiado. «Ahora todo tiende más a que los trituremos por el tema de evitar las quemas pero siempre se dejan unos días para si alguien quiere cogerlos para hacer gavillas», finaliza.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos