Las tormentas y el calor llevan al extremo el riesgo de botrytis antes de la vendimia

Efectos de la riada del lunes en una de las zonas más afectadas en Lapuebla de Labarca. :: /Sonia Tercero
Efectos de la riada del lunes en una de las zonas más afectadas en Lapuebla de Labarca. :: / Sonia Tercero

La nueva tromba de agua, aunque focalizada, pone a la sanidad como factor determinante para iniciar la recogida

ALBERTO GILLogroño

No hay tregua. Los rocíos mañaneros, la nueva tromba de agua del lunes y el calor están llevando al extremo el riesgo de botrytis. Las condiciones son tales que técnicos, viticultores y bodegas empiezan a asumir que será la sanidad el factor determinante que marque el inicio de la recogida. El lunes descargó hasta 62 litros en zonas de Elciego, 45 en Lapuebla, 36 en Ábalos 26 en Navaridas o los casi 30 de Logroño. Pese a las impactantes imágenes de riadas saltando carreteras y anegando viñedos, la tromba fue focalizada e incluso con diferentes incidencias en un mismo término municipal.

Sonia Tercero

Antonio Remesal, técnico de la Casa del Vino de Laguardia, recorría ayer los viñedos de Rioja Alavesa para comprobar su estado y no era del todo pesimista: «Hemos apreciado encharcamientos en algunas viñas, acumulaciones de tierra en hondones e inundación de las fincas más expuestas, pero creo que los efectos todavía no son graves y las expectativas de calidad y cantidad, hoy por hoy, se mantienen».

Más

Remesal confirma que hay focos de botrytis en variedades blancas, aunque aclara que «normalmente esta enfermedad es la que marca el inicio de la vendimia de blancos en la comarca y muchas uvas de viura están para comenzar a recogerse la semana que viene».

PRECIPITACIONES

Lunes 17 de septiembre
Municipio l/m2
1
Elciego 62
2
Lapuebla 45
3
Ábalos 36
4
Logroño29
5
Navaridas26
6
Entrena20
7
San Vicente 12
8
Uruñuela10
9
Cenicero 10
10
Moncalvillo7
11
Albelda0
12
Haro0,7
13
Nájera0
14
Calahorra0
15
Alfaro0

La mayor preocupación está en los tintos, aunque el ingeniero agrónomo cree que todo depende aún de lo que venga: «Está cogido con alfileres y, al margen de recomendar tratar con productos de residuo cero si es posible, quedan entre 10 y 15 días para comenzar con los tempranillos por lo que el tiempo a partir de ahora será determinante».

La mayor preocupación está en los tintos, con los viñedos con alta carga y aún tiempo por delante

La piedra también hizo aparición el lunes -en municipios riojanos como Hormilla, Azofra o Entrena-, causando daños directos, con mucho viento además, en parcelas concretas (parte de Valpierre, por ejemplo), que la Consejería de Agricultura estaba ayer evaluándolos.

En todo caso, son la humedad y las previsiones meteorológicas lo que más preocupan. En este sentido, Eugenio García del Moral, presidente de la Asociación Riojana para el Progreso de la Viticultura (Arprovi), apunta que «la previsión de tiempo no ayuda y vamos a tener una vendimia muy selectiva y para no perder un segundo». «La niebla, la humedad y el calor forman la 'tormenta perfecta' para la botrytis y lo que tengo claro es que el objetivo es conseguir grado y madurez fenólica suficiente para poder meter las uvas en bodega y olvidarse de las filigranas».

Del Moral insiste también en «aplicar tratamientos, dado que quedan muchos días para la vendimia en La Rioja Alta y Alavesa, y coincide con Remesal en que el problema añadido es la carga de los viñedos: «Vamos con retraso en la maduración y, como hay mucha producción, todo es más lento».

La Sonsierra

Marcos Eguren, de Viñedos Sierra Cantabria y Viñedos de Páganos, tiene viñas a lo ancho de buena parte de la Sonsierra. No oculta su preocupación, aunque tampoco quiere entrar en el pesimismo: «La tormenta ha sido variable, con zonas en San Vicente por ejemplo de cinco litros y otras de once, y el mayor problema es que llovió en floración, también después de la fecundación y la baya es muy grande al igual que los racimos». «Es decir -continúa-, hay una producción muy elevada, lo que dificulta la maduración y por eso hemos hecho mucho trabajo de campo quitando hoja y racimos».

Eguren explica que el riesgo de botrytis es alto, con racimos muy prietos, pero también que todo dependerá del tiempo: «Estimo que queda aún un mes y pico todavía en esta zona, con tres semanas para alcanzar la maduración y otras dos o tres de vendimia». «Hay riesgo -continúa- pero vendimiaremos en fechas habituales en un 'negocio' que es así: cada año diferente y, en ese sentido, éste es uno más».

Luis Larrea, de Bodegas Pago de Larrea en Elciego, apunta que la tormenta fue desigual en el propio municipio alavés: «En la parte más alta cayeron 60 litros, en la bodega unos 40 y en el viñedo (hacia Cenicero) unos 10 litros». Larrea tiene previsto adelantar la vendimia de blanco a finales de la semana que viene: «El tiempo no ayuda, con temperaturas diurnas de 30 grados, y creo que la sanidad va a ser el factor determinante a la hora de marcar el momento de vendimia». Los técnicos coinciden en que la vendimia será muy selectiva y, en muchos viñedos, de 'mínimos': es decir, asegurar en el momento de vendimia cuando un viñedo llegue a un punto adecuado de maduración, incluso a costa de un grado más limitado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos