Un, dos, tres... vendimia

Un, dos, tres... vendimia

La Rioja Alta inicia también la recogida con las variedades de blanco más tempranas, aunque la actividad plena llegará con el Pilar

ALBERTO GILLogroño

La vendimia ya es una realidad en las tres zonas de la Denominación. Lógicamente, La Rioja Oriental es la más activa con casi 13 millones de kilos ya en las bodegas (hasta el pasado domingo), aunque la plantación de variedades más tempranas, especialmente de blanco, está empezando a abrir al menos parte de las bodegas de La Rioja Alta y Alavesa. Con una más intensa actividad el pasado fin de semana, las bodegas de Rioja han metido ya en sus depósitos casi 17,5 millones de kilos de uva del 2018.

En el entorno de Logroño, Bodegas LAN (Fuenmayor) ha comenzado ya en su viñedo más representativo de Viña Lanciano en El Cortijo: «Es una finca de 72 hectáreas, divididas en 22 parcelas que vendimiamos manualmente y hemos comenzado con los primeros tempranillos», explica la bodega. «Lanciano es una finca relativamente temprana -continúa-, con un suelo pobre de cantos rodados que propician una maduración equilibrada y lenta, por lo que continuaremos durante estas semanas de forma muy selectiva». Enfrente junto, en Laserna al otro lado del Ebro, CVNE ha comenzado también a vendimiar en Viñedos del Contino con los primeros racimos de uva blancas (viura, garnacha y malvasía), aunque esta misma semana comenzarán también a cortar tintas. Su enóloga, María Larrea, es optimista: «El trabajo llevado a cabo en las viñas ha sido crucial, aunque la climatología hasta que se generalice la vendimia, para El Pilar, será determinante».

En Briñas, en el extremo noroccidental de la Denominación, también hay bodegas abiertas, aunque de forma esporádica. Es el caso de Bodegas y Viñedos Tobelos, que vendimió ayer la garnacha blanca: «Han sido unos 'kilitos', pero, probablemente hasta los primeros días de octubre, no seguiremos con la viura y para El Pilar estaremos con el tinto», explica la enóloga Adriana Laucirica. «Actuaremos en función de los muestreos -continúa-, pero esta bajada de temperaturas es gloria para nosotros y apenas estamos viendo botrytis».

Las bodegas habían recepcionado 17,5 millones de kilos de uva hasta el pasado domingo

La vendimia ha llegado también a San Vicente. La cooperativa metió ayer mismo los primeros tempranillos blancos en la bodega, aunque tampoco irá todo de continuo: «Acabamos con el tempranillo blanco y no volveremos a abrir al menos hasta octubre con las viuras», explica Rafael Usoz, enólogo de Bodegas Sonsierra. Usoz señala que «las cosas van muy bien en la zona, con la botrytis controlada, y con unos días de fresco que son muy necesarios para hacer grandes vinos como confiamos tener finalmente». El enólogo señala que «la gente tiene prisa, porque ha sufrido mucho estos dos años, pero las cosas van bien y, tras las viuras, iremos con los tempranillos para estar en plena actividad para el Puente del Pilar».

 

Fotos

Vídeos