Ucovir se disuelve tras no alcanzar su objetivo de entrar en la Interprofesional

Félix Mato, presidente de Bodegas Sonsierra, con un socio de la cooperativa. :: j. Rodríguez/
Félix Mato, presidente de Bodegas Sonsierra, con un socio de la cooperativa. :: j. Rodríguez

Mato advierte, ante la disolución, de que sólo tres de las organizaciones actuales cumplen lo que se exige a las nuevas

Alberto Gil
ALBERTO GILLogroño

La Unión de Cooperativas Vinícolas de Rioja (Ucovir), formada por tres sociedades de La Rioja Alta que en su momento intentaron obtener representación en la Interprofesional del Vino de Rioja tras abandonar la Federación de Cooperativas de La Rioja (Fecoar), ha sido disuelta finalmente al desistir de un «empeño imposible», según palabras de su presidente, Félix Mato.

Mato confirma que la falta de actividad de la asociación -creada en su día por las cooperativas de San Vicente, de Haro y de Entrena- para representar los intereses de este tipo de bodegas de La Rioja Alta ha provocado su disolución, aunque también aclara que «si no estamos dentro es porque las grandes asociaciones del sector lo han impedido».

En este sentido, denuncia que Ucovir llegó a participar como 'oyente' en la Interprofesional y el Consejo en el año 2011, pero entonces, ante un nuevo proceso de acreditación, «las grandes asociaciones pactaron elevar a un mínimo del 10% de representación para poder incorporarse como nueva asociación, lo cual hace prácticamente imposible acceder a cualquier minoría». «Se modificaron los estatutos -añade- para defender sus propios intereses, lo cual puede ser legal pero en ningún caso es moral».

«Puede ser legal exigir un 10% a los nuevos socios y sólo un 1% a los fundadores, pero no es moral ni legal» Félix Mato Presidente de Ucovir

Así, Félix Mato recuerda que únicamente «el Grupo Rioja, la Federación de Cooperativas de La Rioja y Asaja tienen más del 10% de votos, con lo que, de aplicarse este mismo rasero para todos, únicamente se podían quedar estas tres organizaciones en el Consejo Regulador y deberían abandonarlo nueve de ellas».

El también presidente de la cooperativa de San Vicente explica que «para evitar que el Consejo fuera cosa exclusivamente de tres se permitió que los socios fundadores puedan continuar en la Interprofesional con únicamente el 1% de representación, lo cual puede ser legal pero desde luego no es normal ni tampoco moral». «La Interprofesional -continúa- es un organismo privado, pero gestiona otro público como es el Consejo Regulador, cuando éste lo que debería favorecer es la presencia de minorías y de cuantos más inscritos mejor porque somos todos los que sufragamos su funcionamiento».

El mismo problema de Ucovir se encontró en su momento la asociación de viticultores Asvit, que, tras no poder integrarse en la Interprofesional como grupo independiente, optó en las últimas elecciones por acudir bajo el sello de UPA, con presencia garantizada como socio fundador de la misma.

Pese a la desaparición de Ucovir, el propio Mato, así como varios socios de la cooperativa de San Vicente y de la de Haro, forman parte de la nueva asociación de viticultores Avira, que nació como una escisión de Asaja de La Rioja Alta. El viticultor señala al respecto que la «brecha» entre las diferentes viticulturas y las cooperativas de La Rioja Alta y Baja sigue abierta: «Rioja ha empezado a diferenciar sus vinos, pero hay que actuar también sobre los rendimientos y costes de producción». «La realidad está ahí -continúa- y seguiremos defendiendo nuestros intereses a partir de ahora desde Avira».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos